Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 25 de Septiembre 2018
Entretenimiento | Arte y recesión

Apreciación del Arte

Por: Francisco Rojas Cárdenas

Por: EL INFORMADOR

Arte y recesión
La crisis económica está aquí, allá, en casa, en las instituciones. Por ahora, la recesión global es el tema en medios, en los hogares o entre los amigos. Es entonces cuando aparecen espacios dedicados a qué hacer en estas situaciones, cómo cuidar nuestro empleo, lo que ganamos y de marcar prioridades.

Lamentablemente, entre éstas no está el arte y una muestra global se puede observar en la decisión de la Fundación Guggenheim de suspender recursos para la creación de museos como el que se tenía proyectado para Guadalajara.

Recortes de presupuesto
Desafortunadamente, cuando se habla de austeridad en las instituciones, debemos entender que habrá un recorte a las áreas que no son de primera necesidad, de las que se puede prescindir sin que esto afecte al desarrollo cotidiano. En todo caso, los gobiernos federal, estatal y municipal optan por disminuir gastos en las áreas relacionadas con la cultura. Sin embargo, Guadalajara se ha convertido con los años en una plaza importante para las artes plásticas y eso puede sonar esperanzador, porque a pesar de que se puedan traer menos artistas de otros países, somos autosuficientes. O sea, que el talento local es capaz de complacer a cualquier espectador.

En la iniciativa privada
Donde la austeridad se verá reflejada con mayor fuerza en el área de la iniciativa privada. En los hogares, es más importante consumir lo necesario y el arte es un lujo del que se puede prescindir. Así, el mercado se ve afectado de manera directa, pues será más complicado comprar obra, los artistas reciben menos ingresos y las galerías pocas comisiones. Si mantener abierto un espacio de manera independiente es todo un reto, en esta época será, sin duda, una hazaña. Aún así, los promotores de arte buscarán cómo salvar la situación y mantener el mercado en movimiento. Espero, de verdad, que las galerías sobrevivan a estos tiempos.

Lo que nos toca
"¿Y a nosotros qué nos corresponde?", se preguntará el lector-espectador. Pues, no nos queda más que asistir. Si no dejamos de acudir a las exposiciones, los gobiernos estarán convencidos de que el arte tiene público y se lo pensará dos veces antes de recortar presupuestos en esta área. Incluso, aunque las galerías vendan poco, el simple hecho de contar con asistencia, servirá como un incentivo moral para no cerrar esos espacios. Y es que, acudir a una muestra no nos cuesta nada y más allá de eso, nos hace sentir bien, nos hace olvidar por un momento los problemas o nos hace reflexionarlos de otra manera.

Temas

Lee También

Comentarios