Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 16 de Octubre 2019
Entretenimiento | Llega la selección española

Almodóvar y Penélope “abrazan” a Cannes

El realizador manchego y la actriz ganadora del Oscar se roban la atención de los medios reunidos en el festival francés

Por: EL INFORMADOR

CANNES.- Equilibrio. Pedro Almodóvar es un director que busca afanosamente romper con el equilibrio común en cada producción que emprende, por eso sorprende que tras cintas como Todo sobre mi madre, Volver, Mujeres al borde de un ataque de nervios y Tacones lejanos decidiera en esta ocasión apostara por el equilibrio. No es una mujer (en este caso su musa, Penélope Cruz) quien carga sobre sus espaldas el guión. Ahora son los hombres quienes tendrán mucha voz en Los abrazos rotos, su trabajo más reciente.

“(En este filme) hay más paridad de personajes masculinos y femeninos que en otras películas”, dijo Almodóvar ayer martes, previo al estreno de su filme en el festival. “Digamos que hay dos parejas equilibradas en cuanto a género”.

Almodóvar se justifica. Busca con la mirada la palabras para explicar el porqué esa aversión a darle protagonismo a los hombres en sus películas. “Los personajes masculinos me intimidan, porque inevitablemente supongo que tengo que acudir a mí como referencia”, confiesa y añade: “Pero eso está cambiando. Cada vez me intimidan menos y yo creo que cada vez va a haber más personajes masculinos en mis películas”.
Los abrazos rotos sigue un triángulo amoroso entre el cineasta Mateo (Lluís Homar), la actriz Lena (Cruz) y su celoso amante (José Luis Gómez), un acaudalado empresario que produce su película. Su historia es narrada a través de los recuerdos de Mateo, ahora un guionista ciego que ha buscado olvidar el pasado, narra un furtivo romance que termina en catástrofe. El oscuro melodrama es endulzado con típicos toques humorísticos de Almodóvar: un filme dentro del filme, trozos de una comedia que Mateo está rodando inspirada en Mujeres al borde de un ataque de nervios, la cinta de 1988 que ayudó a establecer al manchego en Estados Unidos.

La musa
Penélope llegó deslumbrando a Cannes. El aura del premio Oscar sigue brillando en sus ojos y labrando cada vez más el mito de “la mejor artista española”. Repartió sonrisas, guiños y cuando habló, lo hizo para exaltar el libreto del largometraje. “El guión me sorprendió al leerlo de la primera a la última página, y le estoy agradecida a Pedro de haberme otorgado de nuevo su confianza y de haberme dado un papel tan maravilloso y tan diferentes de los que yo había hecho antes”.

El papel del que habla, Lena, fue desgastante. Penélope tenía en realidad dos roles a la vez, y recuerda que “a veces en el rodaje tenía que interpretar los dos en el día, uno por la mañana y otro por la  tarde”.
Para colmo, “Pe”, como le dicen sus amigos, tenía que encarnar en Lena a una actriz nerviosa e imprecisa “y tenía que interpretar las mismas escenas a veces bien y a veces mal”.
Acostumbrada a la presión y a los rumores sobre su persona, la actriz atajó los rumores de que se había enfermado de gripe y por eso tardó en aparecer en Cannes. “Tuve una gripe, una gripe normal, pero puede hacer que te sientas muy mal”.

El artista
Pedro Almodóvar nunca deja de sorprender. Sus seguidores encuentran en cada obra un nuevo acercamiento a las emociones y pasiones que atrapan al ser humano, mientras sus detractores buscan cualquier resquicio en las tramas para acusarlo de decadente y repetitivo.

Lo cierto es que el director disfruta llamando la atención de quienes le rodean. En la mañana se pasea con su cabello cano y andar pausado por Cannes como lo haría por cualquier plaza pública. Por la tarde lanza declaraciones polémicas, como cuando afirmó que se mete de manera “intima” con los actores con tal de conseguir una actuación verosímil, “y tengo la suerte de que todos los actores con los que trabajo me dan permiso para que lo haga, colaboran con ello, son muy generosos conmigo”.

Pero luego cambia el tono. Su mente hierve en ideas y aclara que el compromiso que exige de parte de los actores se lo imprime a sí en su trabajo. Y en ese compromiso hay una regla: No olvidar las lecciones del pasado. Por eso planea hacer una película de una vieja herida de su pueblo: La Guerra Civil Española
“Quiero hacer algo especial. No va a haber tiros, no va a haber contienda. Se va a hablar de otras cosas, de seres que ahora viven y que en ese momento eran muy jóvenes. No sé cuando lo haré, pero lo tengo allí y estoy ya estoy escribiendo”.

Por ahora prefiere vivir el presente. Dice que no le interesan los premios, pero confiesa que lo primero que hará, de ganar la Palma de Oro, máximo premio de la justa, será darle un abrazo a la presea.

((RECUADRO))
Noche de lujo

El paso de Almodóvar y compañía por la alfombra roja provocó un desfile de medios y curiosos en Cannes. El realizador llegó a la entrada del Palacio de Festivales acompañado de Penélope Cruz, vestida con un vestido en color lila drapeado y de larga cola que dejaba al descubierto sus hombros. La actriz eligió la discreción y sólo portó como joyas unos aretes de diamante en forma de pera.

“Nos conocemos desde hace 18 años, somos como miembros de la misma familia”, declaró la actriz, al llegar a los pies de la escalinata del Palacio del brazo del director, de esmoquin y camisa negros”. Esta mancuerna fue acompañada a la proyección de gala por los protagonistas de Los abrazos rotos: Blanca Portillo, Lluis Homar, José Luis Gómez, Rossy de Palma, Tamar Novas y Rubén Ochandiano.

Temas

Lee También

Comentarios