Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 22 de Noviembre 2017
Economía | Brasil vende estos productos a más de 150 países

El escándalo de la carne no apta para consumo atraganta a Temer

El presidente brasileño llama de urgencia a 33 diplomáticos en un intento de despresurizar el tema
El presidente brasileño Michel Temer intenta despejar dudas sobre la calidad de la carne brasileña con una cena. EFE / J. Alves

El presidente brasileño Michel Temer intenta despejar dudas sobre la calidad de la carne brasileña con una cena. EFE / J. Alves

BRASILIA, BRASIL (20/MAR/2017).- El daño está hecho y una comida podría no abonar a su solución. Luego de que se destapara un esquema de sobornos a inspectores sanitarios por parte de las mayores empresas frigoríficas brasileñas para que autorizaran la venta de alimentos no aptos para el consumo, el presidente Michel Temer convocó a reuniones de emergencia a ministros, empresarios y embajadores de los mayores mercados del primer exportador mundial de carne bovina y avícola.

El objetivo de la reunión fue bajarle presión al escándalo de las carnes, que amenaza a un sector clave de la potencia latinoamericana sumida en la recesión. Y para demostrar que no hay motivo alguno de recelo, invitó a los embajadores a cenar en una “churrascaria” (parrillada) al concluir la reunión. “Si aceptaran la invitación, nos harían muy felices”.

En la reunión había 33 diplomáticos, en una demostración del poderío del sector ganadero brasileño, que exporta sus productos a más de 150 países.

“La manera como se dio la noticia pudo haber creado una preocupación muy grande, tanto en países que importan nuestra carne como en consumidores brasileños”, admitió Temer.

“Es importante destacar que, de 11 mil empleados, solo se investiga a 33 y que, de las cuatro mil 837 unidades sujetas a inspecciones, apenas hay 21 presuntamente implicadas en eventuales irregularidades. Y de esas 21, solo seis realizaron exportaciones en los últimos 60 días”.

El Gobierno también divulgó una imagen del presidente sentado a la mesa ante un dorado trozo de “picanha”.

Temer alegó que los frigoríficos acusados de vender productos vencidos o averiados son apenas 21, sobre casi cinco mil que operan en el país.

El escándalo corre el riesgo de asestar un nuevo y duro golpe al país, sumido desde hace más de dos años en la peor recesión de su historia y con sus principales constructoras involucradas en la gigantesca investigación Lava Jato, sobre sobornos en la estatal Petrobras.

Las multinacionales brasileñas salpicadas por el caso defendieron en grandes páginas de los principales diarios la calidad de sus productos, mientras crecía el temor de la población de encontrar alimentos en mal estado en las góndolas de los supermercados.

Hasta ahora, son tres fábricas procesadoras (una de carne de pollo, otra de embutidos y una de procesamiento de carne bovina) las que fueron prohibidas por haber reetiquetado productos caducos, o incluso por usar ácidos y sustancias cancerígenas para “maquillar” el mal estado de los productos.

Las investigaciones demostraron que los productos adulterados son carne de pollo, mortadela y salchicha, mientras están bajo sospecha la carne bovina y raciones de comida para mascotas.

Las empresas productoras y exportadoras de carne también son grandes donantes en las campañas políticas, y durante años recibieron cuantiosos créditos estatales subvencionados para expandirse internacionalmente.

SABER MÁS

Caída libre

• Según cálculos de analistas financieros, el valor de mercado de JBS, BRF y Marfrig, tres de los gigantes cárnicos de Brasil, perdió un total de cinco mil 900 millones de reales (mil 900 millones de dólares) en un día en la Bolsa de Sao Paulo.

• Las acciones de JBS y BRF, multinacionales que figuran entre las mayores exportadoras mundiales de carnes y están entre las empresas investigadas, cayeron el viernes, día en que se dio a conocer la noticia de la adulteración, 11.26% y 7.83%, respectivamente.

• El valor de mercado de JBS era calculado hasta el pasado jueves, antes del escándalo, en 32 mil 700 millones de reales (10 mil 548 millones de dólares), pero a raíz de la investigación perdió en un solo día cerca de tres mil 500 millones de reales (mil 130 millones de dólares).

• La firma BRF perdió en bolsa cerca de dos 400 millones de reales (775 millones de dólares) y su valor cayó a 30 mil 100 millones de reales (nueve mil 701 millones de dólares).Marfrig no fue citada entre las sospechosas, pero sus acciones cedieron 2.09%, lo que fue atribuido al malestar causado por el escándalo entre los inversores.

• Esa caída le costó a Marfrig una pérdida de 100 millones de reales (32.3 millones de dólares) y redujo su valor de mercado a tres mil 500 millones de reales (mil 129 millones de dólares).

Mega productor cárnico

Brasil es el mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo, el cuarto en el segmento de cerdos, y las ventas externas de esos tres sectores representaron el año pasado 7.2% de ese comercio, con un 11 mil 600 millones de dólares.

Entre químicos y etiquetas mentirosas

Tras una investigación de dos años, la Policía Federal (PF) de Brasil destapó el viernes un esquema en el que inspectores sanitarios supuestamente recibían sobornos de los frigoríficos para autorizar la venta de alimentos no aptos para el consumo.

Las autoridades comprobaron el uso de químicos para mejorar el aspecto de las carnes, la falsificación de etiquetas con la fecha de validad o la inclusión de alimentos no adecuados para el consumo en la elaboración de embutidos.

En esas irregularidades están implicados agentes públicos y directivos de una treintena de empresas que adulteraban carnes ya vencidas.

Más de 30 personas fueron detenidas, tres frigoríficos fueron clausurados temporalmente y 21 se hallan bajo investigación. Entre los sospechosos figuran empresas como JBS, BFR y Peccin, pesos pesados del sector del país sudamericano.

Según la PF, las investigaciones hechas en los últimos tres días, desde que fue desbaratada esa mafia, demuestran que no existen riesgos sanitarios, aunque sí deben “preocupar” al Gobierno, pues si bien los hechos “son puntuales”, comprueban “inaceptables prácticas corruptas”.

Las investigaciones, dirigidas desde Curitiba, ciudad al Sur de Brasil que es también el epicentro de la Operación Lava Jato contra la corrupción política vinculada a Petrobras, también apuntan a beneficios a partidos políticos, aunque por el momento no está claro cuál es el rol de éstos en la trama.

De acuerdo con sus datos, una parte de las propinas pagadas por las empresas a los inspectores iban para dos formaciones: al Partido Progresista (PP) y al Partido de Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), del presidente Michel Temer.

También apareció el nombre del actual ministro de Justicia de Brasil, Osmar Serraglio, un gran defensor de los productores agropecuarios del Sur del país, pero de momento no se presentaron cargos contra él ni está siendo investigado.

El impacto de la noticia en el extranjero preocupa a las autoridades brasileñas en un momento en que busca acelerar un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea.

El caso de la carne de caballo en Europa

A inicios de 2013 las autoridades sanitarias de la Unión Europea descubrieron que en muchos países de la mancomunidad carne de caballo era vendida como si fuera de res.

Las autoridades descubrieron el uso de carne de caballo en lugar de vacuno en comidas preparadas comercializadas en algunos países miembros de la Unión Europea, entre ellos Alemania, Francia, Gran Bretaña, Irlanda, España, Dinamarca, Finlandia, Suecia y Noruega.

Millones de productos fueron retirados de anaqueles y las cadenas comerciales y proveedores de alimentos recibieron la orden de examinar los productos cárnicos procesados para buscar ADN equino.

Tras el escándalo, la Comisión Europea (CE) señaló que no se trataba de un problema sanitario, ya que la carne de caballo no supone ningún riesgo para la salud humana.

El asunto se centraba en el fraude al consumidor que significaba que los distribuidores de la carne, que pasaba por múltiples intermediarios en diversos países de la UE antes de llegar a los supermercados de Reino Unido, Suecia, Irlanda, Francia y Rumania, engañaran en las etiquetas del producto.

El escándalo puso en evidencia la necesidad de mejorar la fiabilidad del sistema de trazabilidad (la forma en que se mueve un producto a través de su cadena de suministro) de la UE.

LAS CIFRAS

5,900 MDD alcanzaron las exportaciones de pollo brasileñas en 2016.

4,300 MDD sumaron las ventas al exterior de carne bovina en 2016, según datos del Ministerio de Desarrollo y Comercio Exterior.

Temas

Lee También

Comentarios