Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 26 de Junio 2019
Economía | Canadá no comparte la propuesta de “refundar” el sistema financiero mundial

Canadá duda de que en cumbre del G20 se logre acuerdo común

Un asesor del primer ministro canadiense, Stephen Harper, opinó que difícilmente saldrá una gran nueva solución a la crisis financiera global

Por: NTX

MONTREAL, CANADÁ.- Canadá se ha mostrado escéptica de que la Cumbre del Grupo de los 20 (G-20), a realizarse en Washington sobre la crisis financiera y económica global, concluya con una posición común sobre las reformas necesarias para enfrentarla.  

Mientras están reunidos en Brasil algunos ministros de Hacienda y los gobernadores de Bancos Centrales del G-20 para organizar la discusión de Washington para el próximo día 15, los funcionarios canadienses tratan de reducir las expectativas de esta cita.  

Un asesor del primer ministro canadiense, Stephen Harper, opinó que difícilmente saldrá "una gran nueva solución a la crisis financiera global" de la Cumbre del G-20 en Washington.  

El G-20 incluye a Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido, la misma membresía del llamado club de países ricos o naciones más industrializadas (G-7).  

Además están las llamadas economías emergentes, que conforman Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Corea del Sur, China, India, Indonesia, México, Rusia, Turquía y Sudáfrica. Mientras que España asistirá a la cumbre  por invitación de Francia.  

En los últimos días el gobierno conservador canadiense ha enviado señales de que no está de acuerdo con la ambiciosa agenda que Nicolás Sarkozy, presidente en turno de la Unión Europea (UE), y los países emergentes por su parte, traerán a esa Cumbre.  

El gobierno canadiense argumentó que si Canadá no ha sufrido un impacto negativo en esta crisis, como es el caso de los países europeos, eso se debe a que nunca desreguló tanto su sector bancario, que sigue siendo relativamente sólido en la coyuntura actual.  

El jueves en Toronto, Harper dijo que hay "una muy real preocupación" de que el crecimiento económico a largo plazo será afectado si hay demasiados estímulos a la economía'.  

Analistas locales opinaron que esta posición refleja la actitud de la saliente administración del presidente George W. Bush, el anfitrión de la cumbre del G-20, pero no necesariamente la del próximo presidente, Barack Obama, quien asumirá el 20 de enero.  

El gobierno canadiense, según declaraciones de los funcionarios y del primer ministro, no comparte las propuestas de inyectar estímulos en la economía real ni de "refundar" el sistema financiero internacional, como propone Sarkozy.  

Tampoco de adoptar reformas del sistema financiero internacional que impliquen regulaciones vinculantes, sino que cada país regule su propio sistema financiero, con una supervisión mundial y un sistema de alerta, pero sin afectar el actual orden de los mercados libres.  

Pero mientras Canadá mantiene la política interna de regulación bancaria, que entre otras cosas impidió fusiones entre bancos y limita la presencia de bancos extranjeros en su mercado, hacia el exterior promueve una apertura total que beneficia la expansión de los bancos canadienses en el exterior.  

Esta política se refleja en los acuerdos sobre inversiones y movilidad de los flujos financieros internacionales que forman parte de los acuerdos de libre comercio que ha negociado con muchos países, y en particular los últimos con naciones latinoamericanas.  

En los países emergentes que participan en el G-20 y que se reúnen en Brasil hay el reclamo de "un nuevo orden financiero mundial" porque "no podemos ser controlados por instituciones creadas en los años 40", dijo el ministro de Hacienda de Brasil, Guido Mantega.  

Mantega agregó que el mundo ha cambiado y que ahora el G-7 'refleja sólo una parcela del poder económico internacional".  

En Estados Unidos la saliente administración Bush favorece los estímulos fiscales al sector financiero, pero se ha opuesto a los estímulos económicos y también al aumento de las regulaciones del sistema financiero doméstico e internacional. 

Washington se opone a la creación de una "autoridad supranacional" para la supervisión regulatoria, como plantea la Unión Europea (UE).  

Los 27 países miembros de la UE adoptaron el viernes una posición común con vistas a la cumbre de Washington con la intención -según Sarkozy- de que en esa cita se adopten "medidas concretas y operacionales, y no (sólo) principios". 

La posición de la UE va acompañada con un "plan de 100 días", el "compás de espera" para otra Cumbre en febrero próximo, en la cual la nueva administración Obama pueda incluir en la propuesta global sus posiciones sobre cómo enfrentar la crisis global.

Temas

Lee También

Comentarios