Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 13 de Diciembre 2019
Deportes | Por: Jaime García Elías

a propósito

* Todo... o nada

Por: EL INFORMADOR

Dios, por lo visto, sigue siendo “Chiva”...
El triunfo de hace una semana, en el “Clásico”, entregó al Guadalajara, en charola de plata, la posibilidad de salvar la temporada en un solo partido: el de esta noche ante el Cruz Azul.
*
En efecto, todo lo que se perdió sistemáticamente, paso a paso, tropiezo tras tropiezo durante las primeras 16 fechas de la etapa clasificatoria del Torneo de Apertura, podría recuperarse en una sola --la postrera, la de este fin de semana-- si el azar, el destino o lo que se quiera, acomodara las piezas al gusto de jugadores, dirigentes y simpatizantes del “Rebaño Sagrado”.
Si los rayados vencen esta noche a los “Cementeros” --empresa improbable, pero no imposible-- y su resultado se combina con uno negativo del San Luis, se dará lo que parecía un milagro (suceso contrario a las leyes de la naturaleza, realizado por intervención directa de Dios): la conquista, por parte del equipo más popular de México, al cabo de una campaña en que fueron muchas más las de arena que las de cal, del boleto para participar en el verdadero campeonato.
Y como a esas alturas de la película aplica el consabido “borrón y cuenta nueva”, pues...
*
Al margen de los sueños --perfectamente lícitos, por lo demás-- de los rayados, hay un tópico que consiguió atravesarse al relacionado con la combinación de resultados que se requiere para que el Guadalajara entre a la “Liguilla”: la posibilidad de que su técnico, José Luis Real, utilice, cuando menos a cierta altura del partido, cuatro atacantes netos: Medina, Bravo, Arellano y el “Chícharo” Hernández.

Como recurso desesperado, si apremian las circunstancias --un marcador adverso... y el tiempo que se escurre como agua entre los dedos--, pudiera ser. Como un recurso lógico, si el rival se queda con uno o dos jugadores menos en una etapa temprana del partido, resultaría obligado. Como una propuesta inicial, en cambio, parece, más que temerario, descabellado.

Real lo sabe: si su cuadro bajo se hubiera significado por su solidez a lo largo de la temporada regular, podrían correrse algunos riesgos; si los números del Cruz Azul permitieran menospreciarlo a priori, los rojiblancos podrían sacar defensas para meter atacantes; si hubiera indicios estimables de que el “Ojitos” Meza --técnico del Cruz Azul-- aún se chupa el dedo, sería recomendable.
Pero como nones...

Temas

Lee También