Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 16 de Febrero 2019
Deportes | Por Augusto Pedrero

En El Fairway

Ben Hogan

Por: EL INFORMADOR

“Cada día que no practiques, hará que tardes un día más en ser bueno”, decía Ben Hogan.

Con motivo del triunfo de Steve Stricker en el torneo Crowne Plaza Invitational, jugado en el Colonial Country Club la semana pasada, es de mi interés, amable lector, el comentarle algunos aspectos relacionados con la trayectoria de uno de los mejores golfistas que han existido: el legendario Ben Hogan.

Hogan tuvo una relación de “toda la vida” con dicho club. Su campo de golf fue construido por un enamorado de este deporte, quien también fue un gran visionario, el empresario tejano Marvin Leonard. Casi, casi de inmediato, el campo de golf atrajo a los mejores golfistas profesionales de la época, incluyendo al propio Ben Hogan, quien había sido “patrocinado” por el Sr. Leonard durante sus primeros años como profesional.

Poco antes de cumplir los 18 años, en 1930, Hogan decidió abandonar su último semestre de preparatoria, para convertirse en profesional de golf. De hecho, su infancia fue muy difícil y, el que el joven Ben haya incursionado en el deporte del golf, se debió a una tragedia. Su padre murió cuando Ben únicamente tenía nueve años y, a esa edad, tuvo que empezar a trabajar (después de ir a la escuela), para ayudar al sostenimiento de su mamá y dos hermanos. Se inició vendiendo periódicos y, dos años después, gracias a que un amigo le dio el tip, trabajó como caddie del Glen Garden C. C. de la ciudad de Fort Worth.

Durante los primeros siete años de su vida profesional, “ah cómo le sufrió”. Debido a que era un jugador más bien “malón”, tuvo que dividir su tiempo entre torneos y trabajo como profesional en varios clubes. Pero amaba el golf y era perfeccionista y más terco que una mula. Fue hasta 1938 cuando ganó su primer torneo en la PGA Tour, el Hershey Four-Ball, el cual era de parejas. Dos años después, en 1940, por fin volvió a ganar. Lo hizo en el famoso North and South Open y, en el resto del año, volvió a conocer la victoria en tres ocasiones más.

Como que ya había “agarrado su juego”. En 1941 ganó en cinco ocasiones y en 1942 en seis. De 1942 a 1944 casi no hubo torneos debido a la participación de los Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial. En 1945 ganó cinco veces y en el 46 ganó en 13 ocasiones, así es amable lector, TRECE veces, entre las que se encuentra su primer Major, el PGA Championship, que en aquél entonces (y hasta 1958) se jugó match-play. En el 47 ganó siete veces y en el 48 en 10 ocasiones. Impresionante ¿verdad?

Sin embargo, el 2 de febrero de 1949 sufrió aquel accidente, que por poco les cuesta la vida a él y a su esposa Valerie. Resulta que al ir viajando en su automóvil por una carretera de Texas, de sólo dos carriles y con neblina, un camión de pasajeros invadió su carril y chocó de frente contra su coche. Sus lesiones fueron dos fracturas en la pelvis, una en la clavícula, otra en el tobillo y una más en una costilla, eso sin contar los múltiples coágulos casi mortales que posteriormente le trajeron problemas circulatorios “de por vida”, y le ocasionaron diversas limitaciones físicas.

Después de dos meses en el hospital, los doctores le dijeron que a lo mejor no podría volver a caminar, y mucho menos jugar golf competitivo. Pero, Ben Hogan amaba tanto el golf, que no se imaginaba su vida sin jugarlo. Al llegar de nuevo a su casa, se dedicó a rehabilitarse con todas sus fuerzas. Y en 1950, aunque con un paso y swing “algo” diferentes, les ganó a Lloyd Mangrum y a George Fazio el desempate a 18 hoyos por el primer lugar del US Open.

Sin embargo, Hogan físicamente ya no podía jugar muchos
torneos en el año y se dedicó a jugar principalmente los Majors. Por ejemplo, en 1953 sólo jugó seis torneos y ganó CINCO, entre ellos, los tres primeros Majors del año, Masters, US Open y British Open. A esta hazaña le llaman el Hogan Slam. No ganó el PGA Championship de ese año, porque no lo jugó. Y no lo jugó, porque sus fechas (julio 1 al 7) se interponían con las del British Open (julio 6 al 10), el cual fue el único que jugó en su vida y lo ganó en el campo de Carnoustie en Escocia.

De los nueve Majors que Hogan ganó en su vida, SEIS los ganó después de su accidente, increíble ¿verdad?
En columnas posteriores, amable lector, continuaremos comentando diversos aspectos relacionados con este gran golfista, como pueden ser su swing y su “secreto”.

Hasta la próxima ocasión, procure mantener su pelota En El Fairway.

Temas

Comentarios