Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Febrero 2019
Deportes | Por Héctor Huerta

Atuendo futbolero

Chivas es una gran oportunidad, pero yo estoy preparado y tengo mucha ilusión. Francisco Ramírez.

Por: EL INFORMADOR

Sin duda que la vida le ha puesto duras pruebas en los últimos meses. Primero fue desincorporado del cuerpo técnico personal de Ricardo La Volpe, tras cumplir el ciclo de cuatro años en la selección nacional, para darle paso a Flavio Davino como el asistente principal del argentino, quien llevó a su yerno al Boca Juniors y al Vélez.

Pero Paco Ramírez siguió su camino en el futbol incorporándose al cuadro de trabajo de Salvador Reyes en el Necaxa. Luego vino el llamado para participar como asistente de Sven Goran Eriksson, en otra buena oportunidad con la selección nacional.

Ahí, Paco Ramírez vivió la guerra sorda de intereses, las ambiciones directivas, el rencor de los medios porque los fedeativos prácticamente "secuestraron" al sueco para dejarlo únicamente en manos de las dos televisoras abiertas. Por lo tanto, cada derrota era manejada como una tragedia, no como un accidente del futbol.

Le tocó al lado de Eriksson sufrir derrota  tras derrota como visitante y hasta perdió el estilo y la cabeza en Columbus, cuando camino al vestidor esperó y le dio una bofetada al defensa norteamericano Frankie Hejduk, lo que le valió una suspensión de FIFA.

Luego vino una nueva caída de la selección en Honduras, el cese de Eriksson y el despido automático de la Selección.

Esos incidentes deportivos se sumaban a una cadena de problemas personales serios, lo que harían que cualquier hombre de cayera o se hundiera en una depresión.
Pero Paco Ramírez ha demostrado carácter, personalidad y mucha fortaleza.

Es el menos culpable de haber sido sentado en el banquillo de Chivas, en un ambiente donde priva la sensación de que la directiva cometió una injusticia con Omar Arellano.

Pero Jorge Vergara no anunció la contratación de un ignorante del tema. Paco Ramírez vive de nuevo otra encrucijada deportiva, pero también vive su gran oportunidad de demostrar que sabe de futbol, que puede ser un proyecto interesante de entrenador y que no tiene culpa alguna de la determinación de cesar a Omar Arellano.

Y le tocará su primer compromiso nada menos que contra el América, en un Clásico de Clásicos.

En su interior, frente a su conciencia, Paco Ramírez sabe que la ha pasado mal en los últimos meses. Le han ocurrido demasiadas cosas para seguir de pie.

Pero Chivas es la gran vitrina, la oportunidad dorada, la ilusión de todo aquel que sueñe con alcanzar metas elevadas. Hay un plantel relajado, al que han que meter al orden, pero es un plantel capaz de sacar adelante el compromiso de calificar y de pelear el título.

Paco Ramírez sabe que con gente de experiencia con Michel, Magallón, Reynoso, Aarón Galindo, Pineda, Medina y Borgetti (al que sólo poniendo a jugar va a ser útil), más jóvenes talentosos como Araujo, Solís, Arellano o el "Chicharito" puede no sólo vencer al América, sino calificar en los siguientes partidos.

Y si Chivas logra meterse a la Liguilla, cualquier cosa es capaz de hacer porque el plantel es muy solvente (la memoria del mexicano es tan flaca que pocos recuerdan aquel 6-2 al Everton y 5-0 al Pachuca, líder general... apenas hace unas semanas).

Paco Ramírez merece, cuando menos, el beneficio de la duda. En los últimos meses ha bebido muchos litros de hiel. Ya le toca un sorbito de miel.

Posdata.- A Omar Arellano, el hijo de la "Pina", el padre de Omarcito, el que lleva en su sangre los colores de Chivas, un abrazo por su gesto de dignidad personal y profesional. Futbol y vida hay mucho por delante.

Temas

Lee También

Comentarios