Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 19 de Noviembre 2019
Deportes | A propósito por Jaime García Elías

A propósito por Jaime García Elías

* Decepción

Por: EL INFORMADOR

Quedó claro, por si alguna duda quedaba, que no hay dos partidos iguales...

Fueron los “Tecos” a Toluca con la consigna de buscar la revancha. Más exactamente, de aplicarse a aprovechar las oportunidades de gol que en el partido de ida ante los “Diablos Rojos” tiraron, una tras otra, por la borda.

En la teoría, muy bien. En la práctica, una rotunda decepción... El partido de ayer no fue la copia al carbón del anterior que se esperaba. Completo esta vez --a diferencia del partido de ida, cuando tuvo que jugar durante una hora con un hombre menos--, el Toluca jugó con sentido práctico. Primero, a mantener el orden defensivo; es decir, a preservar el empate, que le garantizaba el pase a semifinales. Después, si se presentaba --como se presentó...-- la ocasión, a hacer los goles que aseguraran la tarea.

*

Dentro de ese esquema --por lo demás previsible--, los “Tecos” carecieron de los argumentos futbolísticos que se requerían para hacer efectivo su buen deseo de reconciliarse con su público y con la crítica a raíz del duelo en que el destino (personificado en Carlos Esquivel, que dio motivo, y José Alfredo Peñalosa, que le sacó la tarjeta roja) les brindó montones de oportunidades para aplastar al adversario... y ellos optaron por el indulto.

Nada: ni imaginación, ni agresividad. Ni cabeza, ni corazón, como quien dice. Y así, sin  ideas claras y sin ambición; sin un proyecto nítido de partido y sin un “plan B” para el momento en que las circunstancias --el primer gol en contra, en el caso--, obligaran a abandonar el libreto inicial para suscribirse a uno de emergencia, imposible aspirar a llegar más lejos, con la distinción de ser el portaestandarte del terruño en las batallas decisivas del Torneo de Apertura.

*

El Toluca, en esas condiciones, hizo méritos para ser el rival en turno del campeón defensor y que, gracias al conejo sorpresivo --Cuauhtémoc Blanco-- que sus dirigentes se sacaron de la chistera a última hora para la “liguilla”, se ha convertido en gran favorito para “asegundar”.

En la otra esquina estará el sobreviviente que resulte del duelo entre Atlante y Cruz Azul. Por lo que se vislumbra, un finalista circunstancial, cualquiera que llegue a esa instancia, ya que ninguno de ellos ha mostrado hasta ahora estatura de verdadero aspirante al título.

Temas

Lee También

Comentarios