Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 20 de Noviembre 2019
Deportes | Por Jaime García Elías

* “Refuerzos”

A propósito

Por: EL INFORMADOR

Con la mira puesta en recuperar el protagonismo que perdió en la campaña más reciente, en que se quedó como el proverbial perro de las dos tortas --ni la “Liguilla” en el Torneo de Apertura ni la final de la Copa Sudamericana--, el Guadalajara ya apunta la mira telescópica de la chequera hacia posibles contrataciones para el próximo certamen.

De hecho, empiezan a barajarse nombres: Luis Ángel Landín, Luis Pérez, Jared Borgetti...

*

Al margen de que tal vez las “Chivas”, amén de la chequera, se vean obligadas a echar mano del añejo recurso del trueque para tratar de materializar sus proyectos, prescindir de Gonzalo Pineda o del “Venado” Medina --como se especula en algunos medios-- para permutarlos por cualesquiera de los candidatos, equivale al consabido “desvestir a un santo para vestir a otro”.

Además, esperar que Landín o Borgetti, si se concreta cualquiera de esas adquisiciones, den los resultados apetecidos --que aporten goles que se traduzcan en victorias... y que a su vez se materialicen en títulos--, representa esperar que el simple hecho de vestir la camisa rojiblanca opere milagros.

*

Landín y Borgetti han tenido declives significativos en sus respectivas carreras. El primero apareció en el Pachuca de Enrique Meza como una de las más espectaculares promesas del futbol mexicano. Como una “rara avis”, además, porque en los inicios de su trayectoria mostraba extraordinarias condiciones como jugador de área: perspicacia para intuir las situaciones de gol; velocidad de reacción; valentía y fuerza para disputar con los centrales adversarios los balones divididos; agilidad y solvencia técnica para resolver esas situaciones con un solo impacto letal... Para decirlo con pocas palabras: parecía centro delantero.

Si el Pachuca le facilitó la salida fue, forzosamente, porque Meza y los dirigentes resolvieron que retenerlo no era negocio. Algo que se comprobó en Morelia, donde no consiguió la titularidad ni tuvo peso específico en el desempeño del equipo.

*

En cuanto a Borgetti, su rendimiento en los Cruz Azul y Monterrey, una vez que cerró su ciclo en el Santos Laguna y regresó de sus malhadadas aventuras en Arabia e Inglaterra, y en la propia Selección Nacional en las últimas convocatorias para las que fue tomado en cuenta, proclaman lo que a sus 37 años es más que evidente: que lo mejor que podría hacer, por respeto a su carrera, es apurarse a darla por concluida.

Temas

Lee También

Comentarios