Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 17 de Noviembre 2019
Deportes | A propósito por Jaime García Elias

* Dilemas

A propósito por Jaime García Elías

Por: EL INFORMADOR

Ambos deshojan, en este momento, la margarita...

*

En una esquina, el Atlas --sus dirigentes-- ante el descubrimiento de dos virtudes que, hasta la semana pasada, no se le conocían a Ricardo La Volpe:  una, la humildad de reconocer que fue un fracaso, con todas sus letras, la campaña que para su equipo prácticamente ya terminó (el resultado del partido del próximo sábado en Querétaro sólo puede complicar su panorama en la lucha por evitar el descenso al cabo del Torneo de Clausura... pero ya no puede atenuar el fiasco que fue, para sus simpatizantes, el Torneo de Apertura); otra, la sinceridad de confesarse “responsable” de dicho fracaso.
En la otra, el Guadalajara --el dueño del juguete-- ante la evidencia de que, al margen del pretexto que tuvieron algunos para echar a vuelo las campanas a raíz del categórico 4-1 en el “Clásico” del sábado, y al margen de que los rayados pudieran conseguir otro triunfo clamoroso --esta vez ante el Cruz Azul-- y eventualmente el boleto para la “Liguilla”, la necesidad de incorporar al plantel algunos refuerzos para la siguiente campaña.

*

Uno y otro se encuentran, en efecto, entre la espada y la pared...
Entre la multitud de directivos rojinegros, hay, hasta donde se sabe, división de opiniones: algunos ven el fiasco que fue el equipo en el Torneo de Apertura como una bendición. El valor de uso del fracaso, desde esa perspectiva, sería la destrucción de un mito: La Volpe no es el hacedor de milagros que esperaban quienes antes pedían a gritos que se le contratara y ahora piden a gritos que lo despidan con cajas destempladas... ni el Mandrake del futbol que él mismo platica en cuanto le dan tantita cuerda. Otros, en cambio, creen que Ricardo merece la revancha que, contrito --irreconocible, pues-- solicita humildemente.

Con las “Chivas”, independientemente de los paliativos que aún pudieran acumularse en la “era” de José Luis Real como técnico interino, tanto las pretensiones de sus dirigentes como los anhelos de sus simpatizantes, coincidentes en que el suyo está obligado a ser protagonista y no simple “extra” de las competencias en que participa, el dilema consiste en saber, en efecto, que a su equipo le falta talento y que hay puestos en que la renovación resulta obligada... y advertir, por contrapartida, que no se ve quiénes pudieran ser los posibles salvadores de la patria.

Temas

Lee También

Comentarios