Jueves, 20 de Febrero 2020
Cultura | Cuenta la historia de una chica que comete un crimen y comienza a cartearse con un reo

''Nubes de kétchup'', novela liberadora para Annabel Pitcher

Cuenta la historia de una chica que comete un crimen y comienza a cartearse con un reo

Por: EFE

Pitcher (en la imagen) ya trabaja en su tercer libro. EFE /

Pitcher (en la imagen) ya trabaja en su tercer libro. EFE /

MADRID, ESPAÑA (08/MAY/2013).- la escritora británica Annabel Pitcher reconocIó que su segunda novela, "Nubes de kétchup", le ha servido para liberarse del sentimiento de culpa que la persiguió durante su adolescencia por la extrema religiosidad de su madre.

Tras el éxito obtenido con su primera novela, "Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea", Pitcher viajó a Madrid para promocionar su segundo título, publicado por Alevosía y galardonado con el Premio Waterstones al Mejor Libro Juvenil, y en el que trata temas como la adolescencia, el asesinato y la culpa.

En entrevista, la autora reconoció que, al abordar esta obra, tenía interés por explorar el sentimiento de culpabilidad, algo que sufrió en su pubescencia por su continuo temor a hacer algo que le pudiera acarrear consecuencias el resto de su vida.

La madre de la literata explicó e inculcó a sus hijos su sentido estricto de la moral, por lo que ella siempre sabía la manera correcta de hacer las cosas aunque no siempre elegía esa forma, algo que le ocasionó y le sigue ocasionando mucho sentimiento de culpabilidad y deseos de cumplir con ciertos estándares.

En la obra, Zoe es una chica inglesa de quince años que ha cometido un crimen y que, llena de remordimientos, comienza a cartearse con un criminal llamado Stuart Harris, encerrado en el corredor de la muerte de una prisión de Texas, al pensar que solo alguien así, marcado al igual que ella por el secreto y el asesinato, podrá comprenderla.

"Aunque Zoe no puede cambiar lo que ha hecho, sí que encuentra la paz, y es su propia madre la que la libera de su culpa", asegura Annabel Pitcher.

La autora reconoció que si un terapeuta leyera la novela desde el punto de vista psicológico, probablemente encontraría una relación con su propia vida.

Además, la autora señaló que se le ocurrió la idea de articular el libro a través de cartas a raíz de su propia experiencia personal, ya que, tras escuchar en la universidad una interesante charla de una monja que trabajaba con reos en la que relataba el remordimiento que muchos de ellos experimentaban, comenzó a cartearse con un reo.

Frente al temor de su madre por que no le diese su dirección, Pitcher se carteó durante un año con un preso que, durante un robo a mano armada, había matado a un policía: "Él no era un asesino en serie; solo alguien que, en un momento de necesidad, hizo algo que le llevó a una situación determinada".

"En las cartas no hablábamos de su crimen; él, que era muy religioso, me contaba su vida en la cárcel y yo le contaba mi vida fuera", explica la escritora, quien afirma que con esa relación sólo quería "ofrecer compañía a alguien que no tenía muchas vías de escape".

Al igual que en "Mi hermana vive sobre la repisa de una chimenea", traducida a veinte idiomas y en la que abordaba el tema del terrorismo, en "Nubes de kétchup" utiliza el humor para desdramatizar, ya que sin ese toque humorístico reconoce que ambas novelas serían muy deprimentes.

Tras la sorpresa inicial por el éxito de su primer libro, Annabel Pitcher aseguró que con esta segunda obra no descepcionará a sus lectores, fundamentalmente juveniles, ya que su escritura va mejorando.

Con ese reto por delante, la joven escritora escribe actualmente su tercera obra, en la que se mete en la piel de una chica que, voluntariamente, deja de hablar y decide aislarse del mundo.

Temas

Lee También