Viernes, 24 de Enero 2020
Cultura | La exposición tendrá aproximadamente 100 piezas

La cerámica de Paquimé se crea y se muestra en Guadalajara

La Galería Jorge Martínez exhibirá una muestra de cerámica

Por: EL INFORMADOR

GUADALAJARA, JALISCO.- Luego de haber sido sede del taller de cerámica de la región de Paquimé (del Estado de Chihuahua) que se desarrolló a lo largo de la semana pasada, la ex Escuela de Artes Plásticas (hoy Departamento) de la Universidad de Guadalajara se dispone a mostrar los resultados obtenidos por los 25 alfareros participantes.

A partir de hoy, y solamente hasta mañana, la Galería Jorge Martínez de esta casa de estudios mostrará alrededor de 100 piezas de barro realizadas bajo esta técnica, una de las más interesantes en el país.

El curso fue impartido por tres especialistas originarios de Chihuahua que llegaron a la capital jalisciense con la finalidad de dar a conocer las piezas más representativas de esta tradición y su factura. Tanto Rubén Lozano -ceramista e "innovador" del poblado de Mata Ortiz- como Nicanor Zamora -alfarero retirado-, y Julián Hernández -profesor, investigador y artista-, han dado cursos a arqueólogos de su región y en universidades del país.

Advierten que esta taller, que inició el pasado 9 de mayo, pretende convertirse en un diplomado incentivado por el Departamento de Artes Plásticas, de la División de Artes y Humanidades del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD).

La muestra (con piezas realizadas en el taller y otras venidas desde Chihuahua) se complementa por un ciclo de conferencias que se realizará a partir de hoy en el auditorio de dicha sede; Julián Hernández disertará sobre la cerámica de Paquimé a partir de las 9:00 horas.

Una cultura inmaculada

Paquimé es una región ubicada en el noroeste del Estado de Chihuahua, al pie de la Sierra Madre, donde inicia la llanura y el río Casas Grandes. La cultura del mismo nombre floreció de los años 700 al 1500 después de Cristo.

La cerámica elaborada con fines rituales fue su mayor expresión (se han encontrado hasta 20 piezas distintas en las tumbas arqueológicas). La zona nunca fue conquistada. El hecho de permanecer "inmaculada" le valió que sus pobladores la propusieran como Patrimonio de la Humanidad ante la UNESCO, título del que hoy goza.

Hernández cuenta que la región "está llena de sitios arqueológicos de la cultura Paquimé" -hay alrededor de dos mil, según dice-, aunque durante mucho tiempo "fueron destruidos por la ignorancia y la ambición de la gente". Lo "bueno" de los saqueos fue que los moradores empezaron a entender el valor de las piezas que ahí se encontraban enterradas.

A partir de la segunda mitad del siglo pasado la cerámica de Paquimé volvió a cobrar auge. La producción contemporánea de cerámica arrancó cerca de la década de los 80. La disciplina encontró sus mejores exponentes en Manuel Olivas y Juan Quezada, un par de artesanos que hacían piezas de alta calidad apegados a la tradición, pero con tintes modernos. Ellos sirvieron de ejemplo para que las familias de la región hicieran de ésta una de sus actividades económicas más importantes.

Símbolos de poder y reflejos de veneración

Los miembros de la cultura de Paquimé pensaban que el ser humano moría todos los días. Vivían con mucha intensidad debido a que no eran tan longevos por las condiciones climáticas de su región y esa percepción vitalicia fue plasmada en sus piezas de cerámica. "Están llenas de simbologías", explica Hernández.

El agua y las guacamayas son otro caso que sirve para ejemplificar esto. "Eran símbolos mágicos que ellos veneraban y, a la vez, un signo de poder", asegura el especialista. El ave aparece en la mayoría de las piezas y, como en el desierto "cada gota de agua es sagrada", la representación del líquido tiene un papel preponderante. Las líneas que se trazan alrededor de la pieza "son caminos".

Dice Hernández que algunos arqueólogos han interpretado estos trazos como "los senderos de la vida, porque la vida no es una línea recta". En cuanto a los colores, el rojo representaba para ellos la vida, la luz o el día, mientras que el negro visto como el inframundo, "la otra parte de nuestra existencia".

Temas

Lee También