Miércoles, 20 de Octubre 2021
Cultura | Siete puntales que forjaron la capital de Jalisco

''La Historia no es un relato del pasado''

¿Cómo fue que Guadalajara llegó a ser una gran ciudad? es la pregunta de la que parte Aristarco Regalado en su más reciente libro

Por: EL INFORMADOR

Para Aristarco Regalado la ''Historia tiene que —como las otras ciencias sociales— preocuparse por responder a preguntas actuales''. EL INFORMADOR /

Para Aristarco Regalado la ''Historia tiene que —como las otras ciencias sociales— preocuparse por responder a preguntas actuales''. EL INFORMADOR /

GUADALAJARA, JALISCO (30/MAR/2013).- El ensamblaje del libro ''Guadalajara. Siete acontecimientos que la encumbraron ''(Arlequín, 2011), escrito por el historiador Aristarco Regalado Pinedo, comenzó con una pregunta toral y que quizás podría pasar por “ingenua”: ¿cómo fue que Guadalajara llegó a ser una gran ciudad?

La cuestión inicial se alimentó de la concepción que el doctor en Historia por la Universidad de París X, y actualmente profesor-investigador en la Universidad de Guadalajara (UdeG), tiene de la Historia, cuya labor debe decantarse en enriquecer el conocimiento del presente y no tanto en exhumar el pasado. El periplo investigativo lo llevó a los archivos de la Ciudad de México, el Archivo General de Indias, la Biblioteca Nacional de Madrid y archivos locales.

“Tiene que ver un poco con la concepción que yo tengo de la Historia, porque para mí la Historia no es un relato del pasado. No es una crónica que hilvana acontecimientos, hechos, sino que la Historia tiene que —como las otras ciencias sociales— preocuparse por responder a preguntas actuales”.

Regalado dice que le llamó la atención cómo una villa inestable que se fundó en 1532 en Nochistlán —después en Tonalá y luego en Tlacotán—, cuyos fundadores no la consideraban pieza central en la Nueva Galicia, y a la que los caxcanes estuvieron a punto de arrasar en 1541, pudo alzarse “como una gran ciudad”. Toda la reflexión del libro está encaminada a responder esa pregunta.

Además de la recopilación de información y del trabajo metodológico, una parte importante para Regalado fue la crítica de fuentes: “Yo no le creo todo a las fuentes, y lo que nos dicen esas fuentes más bien hay que tratar de saber por qué lo dijeron, qué es lo que buscan. Yo no me dejo llevar. No soy ingenuo. A lo largo del proceso de formación se nos enseña a ser críticos”.

Al formar parte de “una nueva generación de historiadores”, el académico se pregunta por qué es necesario investigar a la Guadalajara del siglo XVI cuando plumas como las de José López Portillo y Weber, Luis Pérez Verdía, Fray Antonio Tello, Matías Ángel López de la Mota y Padilla, Razo Zaragoza, José María Murià, Jaime Olveda, entre otros, ya lo han hecho:

“Porque somos otros, somos otras personas en la actualidad. Yo creo que lo mismo pasa un poco con la música: las nuevas generaciones interpretan de una manera novedosa obras clásicas, pero aún más: la Historia también da identidad y sentido a la actualidad”.

Los siete acontecimientos

Seleccionados por el historiador, los siete acontecimientos que forjaron el fortalecimiento de Guadalajara ocurrieron en el siglo XVI: La Conquista, la muerte de Pedro de Alvarado, el descubrimiento de las minas de Zacatecas, el debilitamiento de Compostela, el terror chichimeca, la destrucción del puerto de La Navidad y la revitalización de la audiencia.

“Es en el siglo XVI donde Guadalajara se fortalece. De ser una villa incierta pasa a ser la capital de la Nueva Galicia y después una de las ciudades más importantes de América”.

La elección de los siete acontecimientos sirve también para que el académico comunique a sus colegas que se puede construir la Historia a través de acontecimientos.

“El acontecimiento es una de las cosas que ha sido repudiada por los historiadores actuales. Dicen que el acontecimiento no es definitivo, no es importante porque lo importante son las estructuras. ¿Qué es una estructura? Una manera de pensar, de sentir, de vivir, y que así haya un temblor, vamos a seguir pensando lo mismo. Yo creo que sí es importante la Historia de las estructuras, pero no dejar de tener su valor el acontecimiento”.

En su interpretación, el acontecimiento más importante fue La Conquista. El abordaje fue diferente, porque Regalado afirma que no trató de poner a los conquistadores como malos y a los indígenas como buenos, sino “todos como humanos que se hunden en un torbellino que se llama acontecimiento, que se llama Conquista, y de repente La Conquista se convierta en un fenómeno incontrolable”.

La Conquista fue una “catástrofe total” que trajo el derrumbe completo de la sociedad indígena, el acontecimiento más decisivo y definitivo en la conformación de la sociedad actual. Contrario al mestizaje que sí se llevó a cabo con el grupo de Hernán Cortés, Nuño de Guzmán no se casó ni tuvo hijos con ninguna indígena de la Nueva Galicia.

“¿Era una nueva manera de pensar que impregnó a los demás conquistadores y luego a la identidad tapatía? Yo creo que sí, porque mientras Hernán Cortés lo hacía abiertamente, un mestizaje abierto, acá en la Nueva Galicia no se dio, pero sí había relaciones sexuales entre indígenas y españoles”.

La conquista que llevó a cabo Nuño de Guzmán “a sangre y fuego” provocó la despoblación de la costa. Sin embargo, el historiador sostiene que este arduo interés por esclavizar y matar no se repitió en Guadalajara y sus cercanías, ya que pueblos indígenas que se asentaban en los territorios de Tonalá, Tlaquepaque, Zapopan y Tlajomulco se conservaron.

Regalado agrega que el historiador Thomas Calvo descubrió que en el siglo XVII, en Guadalajara hay un alto porcentaje de ilegitimidad, “lo que quiere decir que hay mucho mestizaje, pero no se dice, se oculta, se calla. Era bien sabido que los barrios como Mexicaltzingo —que era un pueblo aparte— y Analco eran las ‘casas chicas’ de los tapatíos que tenían otra mujer pero que podía ser indígena, mulata. Esas cosas no se sabían”.

Otro evento relevante para Guadalajara que el historiador enfatiza durante la entrevista fue la muerte de Pedro de Alvarado, el brazo derecho de Hernán Cortés, quien fallece en el contexto belicoso de la Guerra del Mixtón, al ser arrollado por el caballo de un compañero.

Regalado asegura que los historiadores que preceden a su generación dicen que lo importante fue la Guerra del Mixtón. Sin embargo, afirma que ese tipo de “revueltas” había por todos lados, pero en ninguna había muerto Pedro de Alvarado.

Al ser uno de los alfiles de la máquina conquistadora, la muerte de Pedro de Alvarado provocó la respuesta enérgica del virrey Antonio de Mendoza, quien armó un ejército de aproximadamente 50 mil efectivos que vencieron sin dificultades a los caxcanes.

Una vez que ganaron la batalla, el virrey Mendoza disolvió el ejército y esos 50 mil efectivos fueron reubicados en donde actualmente se asienta Guadalajara, en el Valle de Atemajac. “Después de la muerte de Pedro de Alvarado el virrey se da cuenta que Guadalajara es importante”.

Para Regalado, los siete acontecimientos pueden dividirse en dos partes: cuando Guadalajara le arrebata a Compostela la primacía y cuando se convierte en una especie de apéndice de México, cuando se quitó la tutela de la Ciudad de México.

El historiador reflexiona que una vez que Guadalajara —autónoma, poderosa, aislada— se quitó el yugo de la Ciudad de México, a finales del siglo XVI llega a la ciudad el gobernador Santiago de Vera, quien controla todo el Gobierno. Es un cacique. Sojuzga.

“Santiago de Vera ejerce el poder de contrapeso, y eso es también una característica de Guadalajara. Se parece a esos cacicazgos que después surgieron en Guadalajara y que todavía sigue habiendo. Como que los tapatíos se acostumbraron a ese tipo y sobrellevan y consienten muy bien esos liderazgos que controlan todo”.

 PARA SABER

Los libros


Aristarco Regalado Pinedo también es autor del libro ''Poder en el trópico. Mecanismo de poder en la costa sur de Jalisco'' (2009). En 2008 se publicó la segunda edición de su libro ''La fundación de la villa de la Purificación'', y actualmente coordina con Thomas Calvo una obra colectiva sobre la historia de la Nueva Galicia, que será publicada y coeditada por ediciones Arlequín.

FRASE

''Yo no le creo todo a las fuentes, y lo que nos dicen esas fuentes más bien hay que tratar de saber por qué lo dijeron, qué es lo que buscan''.

Aristarco Regalado Pinedo, historiador.

Temas

Lee También