Lunes, 30 de Enero 2023
Cultura | La conversación se realizó en el foro de la V Feria del Libro Usado y Antiguo

Cecilia Magaña analiza la evolución del vampiro

La conversación se realizó en el foro de la V Feria del Libro Usado y Antiguo en Guadalajara

Por: EL INFORMADOR

La cuentista abordó la figura desde el contexto histórico en que se desarrolla el vampiro para cada escritor. EL INFORMADOR / L. Rodríguez

La cuentista abordó la figura desde el contexto histórico en que se desarrolla el vampiro para cada escritor. EL INFORMADOR / L. Rodríguez

GUADALAJARA, JALISCO (08/NOV/2014).- Este sábado la escritora Cecilia Magaña se presentó en el foro de la V Feria del Libro Usado y Antiguo, en el andador Pedro Loza, en los alrededores de la Presidencia Municipal de Guadalajara. El tema de su conversación giró alrededor de la evolución de la figura del vampiro en tres diferentes escritores: Bram Stoker, Anne Rice y Stephenie Meyer. A la cita acudieron cerca de cuarenta personas, además de los paseantes que se detuvieron mientras la cuentista y novelista hacía un ejercicio de literatura comparada al hablar de diferentes libros con un personaje como común denominador.

La charla avanzó de manera cronológica, por lo que empezó con Drácula, la obra que inmortalizó al escritor irlandés. Magaña, con formación de psicóloga, analizó la figura en su contexto histórico: Stoker fue hijo de una de las primeras feministas en una sociedad victoriana, regida por la fuerte y estricta moral en cuanto a la sexualidad y las costumbres.

La escritora dejó en claro que aunque Bram no fue el iniciador de la literatura vampírica, sí fue uno de los que dictaron las reglas al crear todo un imaginario que llegó al cine y perduró en la estética del vampiro. Cecilia citó al crítico y teórico búlgaro-francés Tzvetan Todorov, al mencionar que la obra de Drácula aborda las perversiones a través de fenómenos fantásticos.

A partir de la obra de Stoker vinieron adaptaciones cinematográficas con Bela Lugosi, pero con el paso de los años el auge del vampiro decayó por unas décadas, hasta que Anne Rice publicó su novela Entrevista con el vampiro, en un contexto social en el que el hipismo iba en caída, dando espacio a otras manifestaciones contraculturales como el punk y el gótico, que encajaron más en lo individualista del vampirismo, con el gótico aun más identificado gracias a la vestimenta victoriana.

Magaña recalcó en las diferencias entre el vampiro de Stoker y de Rice: uno sí podía estar bajo la luz natural, el otro no; uno tenía un aspecto horrendo por la putrefacción (pero incluso así era seductor), mientras que el vampiro de Rice es bello, entre otras distinciones.

Un cuarto de siglo después de Rice, Stephenie Meyer publicó su saga del Crepúsculo, ya a comienzos del nuevo milenio. Este nuevo contexto social vio cómo floreció la contracultura de los emo, con una idea que se apega a la evolución del vampiro que se ve en la obra de Meyer. Otra diferencia que Magaña puntualizó fue la moral más estricta de los personajes del Crepúsculo, detalle que le ha valido las críticas al libro y a la película por modificar la idea de los vampiros netamente seductores. Otro cambio fue el lugar donde se desarrolla la historia, pues sucede lejos de las grandes ciudades, en un pueblo boscoso que acerca más a la narración a los cuentos de hadas rescatados por los hermanos Grimm.

Al final de su plática, Cecilia Magaña mencionó otras manifestaciones del vampiro en la literatura, como la novela Déjame entrar, del sueco John Ajvide Lindqvist.

PARA SABER MÁS


Cecilia Magaña ganó el premio de cuento Gilberto Owen en 2010, por su libro La cabeza decapitada, publicado en 2012 por la editorial tapatía Arlequín. Magaña también ganó el Premio Bellas Artes Juan Rulfo para Primera Novela 2013.

EL INFORMADOR / JORGE PÉREZ

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones