Lunes, 10 de Agosto 2020
null
Entretenimiento

Cuando las ganas se juntan con la calidad

En Puerto Vallarta se encuentra un restaurante de acuachiles y ceviches deliciosos: Lamara

Gastrónomo Callejero

Estuve en Puerto Vallarta en días pasados con mis hermanos y los invité a este lugar que nadie conocía y al que yo había ya ido a recomendación de un amigo del gimnasio. Y es que así de boca en boca, es como los lugares chicos se hacen grandes.

Se trata de un local relativamente nuevo que ofrece aguachiles y ceviches por orden o por tostada. Es un lugar muy limpio. Al centro tienen una barra donde los comensales pueden ver cómo preparan los platillos a manera de exhibición, pero además puedes darte cuenta de la limpieza en las preparaciones y la manera en que las confeccionan.

Predominando el color blanco, Lamara tiene un gran mural en una de sus paredes que llena el local de buena vibra. Es sencillo y limpio.

El servicio es súper bueno, todo el personal es atento y explican cada platillo con paciencia y calidez. Siempre están al pendiente y te van avisando cómo va tu orden.

Tienen muchos tipos de aguachiles, entre los que destaco: Lamara $75 y $190 pesos (con salsa de la casa y cilantro), Mango $75 y $190 pesos (con chile morita, mango y cilantro), Jamaica (jícama, cacahuate y salsa de jamaica) y Thai $75 y $190 pesos (cacahuate, soya dulce, jengibre, ajonjolí, chile serrano y perejil), entre otros. Yo pedí esta última, que tiene ese delicado sabor que la soya dulce da, pero el spicy que el jengibre ofrece y la explosión que el chile brinda al encontrarlo.

De ceviche también hay varios por elegir: camarón (con pepino, cebolla, zanahoria, cilantro y serrano), manzana (manzana verde picada, jícama, albahaca, aguacate y serrano), entre muchos otros. Yo pedí uno llamado “cachetona”, que es de atún en vinagreta y jengibre, cebolla, serrano, UN AGUACATE entero y topping de tamarindo, es espectacular...¡si te gusta el aguacate, claro! Sus platillos, a diferencia de muchos otros lugares, se sienten como si fueran ensaladas, con o sin tostada, por la montaña que sirven arriba de ella, el volumen y la tercera dimensión parece que es su lema, ellos sí acercan al consumidor al cielo, ¡literalmente!

Cachetona. Ceviche de atún en vinagreta y jengibre. ESPECIAL

Las órdenes son de lo mismo, pero cambia la presentación sin tostadas, como ensalada, y son porciones bastante abundantes y sin complejos, como yo en traje de baño pues.

Tienen opciones veganas para ampliar su rango de comensales, tanto en comidas como en postres. También cuentan con unas aguas frescas de autor muy buenas, yo probé una de coco y piña, así como la de jamaica con pepino.

Para acompañar sus platillos ofrecen cuatro salsas muy buenas y diferentes. Una de tamarindo soya, otra de arándano chipotle, una más de serrano soya y, por último y no menos buena, de morita en aceite, así como salsa macha.

De postres tienen pays de Yelapa, que están buenos, pero nada del otro mundo.

¡Sé feliz!

Toma nota

  • Comida - 5
  • Ambiente - 4
  • Lugar - 4
Gastrónomo Callejero. @superchofo

AC