Sábado, 20 de Julio 2024
null
Internacional

Carlos III es coronado como rey de Inglaterra

El nuevo monarca del Reino Unido es ungido en una fastuosa ceremonia en Londres

El Informador

El rey Carlos III fue coronado ayer en la abadía de Westminster, al recibir la corona de San Eduardo, en una ceremonia basada en la antigua tradición, realizada en un momento en el que la monarquía se esfuerza por mantenerse relevante en una Gran Bretaña moderna y fracturada.

Las trompetas sonaron dentro de la abadía medieval y la congregación proclamó: “¡Dios salve al rey!”, en la misa a la que asistieron más de dos mil invitados, incluidos líderes mundiales, aristócratas y celebridades. Afuera, miles de militares, decenas de miles de espectadores y algunos manifestantes convergieron.

Carlos III fue coronado oficialmente ayer como nuevo monarca del Reino Unido. AP/A. Matthews

La monarquía británica escribe una nueva página con Carlos III

Ocho meses después de subir al trono tras la muerte de Isabel II, Carlos III fue solemnemente coronado ayer junto a su esposa Camila en una fastuosa ceremonia, única en Europa, que el Reino Unido no vivía desde hacía 70 años.

En la suntuosa abadía de Westminster, en el centro de Londres, el arzobispo de Canterbury, Justin Welby, líder espiritual de la iglesia de Inglaterra, colocó la corona de San Eduardo sobre la cabeza del monarca, de 74 años. No había sido llevada desde la coronación en 1953 de su madre, fallecida en septiembre.

La multitud reunida en las calles de Londres, pese a la lluvia, estalló en gritos de júbilo por el nuevo rey.

La reina Camila, de 75 años, fue coronada posteriormente.

Después, de regreso al palacio de Buckingham tras su segunda procesión del día, escoltados por miles de militares en uniforme de gala, los monarcas aparecieron en el balcón para saludar.

Desde allí presenciaron un desfile aéreo acortado por el mal tiempo.

Carlos III y Camila salieron acompañados por miembros de la familia real. Pero no estuvo Harry, hijo menor del rey de 38 años, que mantiene tensas relaciones con la monarquía y acudió a la ceremonia sin su esposa Meghan, quien permaneció en Estados Unidos con sus dos hijos.

Invitación a la realeza... ajena

Como plan para modernizar la ceremonia de coronación, Carlos III decidió invitar a miembros de la realeza ajenos al Commonwealth. 

La convención dictaba que ningún miembro de otra casa real debía estar presente en las coronaciones de los monarcas británicos. Al invitar a representantes de nueve monarquías europeas y otras tantas de diferentes latitudes, Carlos III rompió con 900 años de tradición real.

El primer miembro de la realeza externa al Commonwealth en asegurar su asistencia fue el príncipe Alberto II de Mónaco, a quién se unió la princesa Charlene, su esposa, previo a la ceremonia. Otros miembros de la realeza “extranjera” que asistieron son el rey Felipe IV y la reina Leticia de España, la monarquía holandesa  representada por la princesa Cathalina-Amalia.

Como representantes de las monarquías externas a Europa asistieron el rey Abdullah y la reina Al-Yassin de Jordania, Jigme Khesar, el apodado rey dragón, y Jetsun Pema, regentes de Bután y el príncipe heredero Fumihito y la princesa heredera Kiko de Japón, de acuerdo  reportes de  medios comunicación ingleses como BBC y Tatler. 

Algunas de las ausencias más destacadas fueron la de la reina Margarita II de Dinamarca, debido a una reciente cirugía de espalda, y Meghan Markle. La esposa del príncipe Harry permaneció en California junto con sus hijos, debido a la tensión suscitada tras las declaraciones de su esposo, el príncipe Harry sobre su padre, Carlos III, en su reciente libro autobiográfico, polémico para la monarquía.

Entre los representantes políticos de más de 203 países destacaron algunas presencias y algunas ausencias. Por parte de Estados Unidos asistió Jill Biden, sin embargo Joe Biden no fue, de acuerdo con reportes de la CNN. Por su parte medios de comunicación ingleses como BBC y Tatler han reportado a lo largo de la semana la confirmación de diferentes invitados. A su vez también se ha confirmado la ausencia de Dominic Raab, quien dimitió del cargo de primer ministro tras las acusaciones de acoso laboral realizadas en su contra. 

Carlos III y Camila saludan como reyes desde el palco del Palacio de Buckingham. AP/J. Pettitt

CORONACIÓN

Tradición actualizada

En un contexto de grave crisis por el disparado costo de la vida, el nuevo rey quiso una ceremonia más moderna y sencilla que la de su madre. Aun así, se utilizaron tres coronas engarzadas de diamantes: una para Camila y dos para Carlos III, ya que la de San Eduardo sólo se lleva en el momento preciso de la coronación.

También lucieron varios ropajes antiguos bordados con oro, que el rey fue vistiendo progresivamente durante la ceremonia, tres cetros, una espada cubierta de piedras preciosas y un par de espuelas de oro.

Siguiendo las convicciones ecologistas del monarca, el óleo para la unción era vegano. Como exige la tradición, fue consagrado en la iglesia del Santo Sepulcro de Jerusalén.

Hoy se celebrarán comidas vecinales en todo el país y un gran concierto pop en honor del monarca frente al castillo de Windsor, al oeste de Londres.

Mañana lunes, que fue proclamado feriado, la pareja real llamó a los británicos a realizar tareas de voluntariado.

“¡Dios salve al rey!”

Los herederos de la corona, William y Kate, de 40 y 41 años, tuvieron un lugar estelar en el desfile y la ceremonia religiosa, puntuada por música, cánticos, sermones y lecturas de los evangelios, concebida según un fastuoso ritual inmutable desde hace mil años.

Estaban acompañados por unos 2 mil 300 invitados, entre ellos la primera dama estadounidense Jill Biden, el presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva y los reyes Felipe VI y Letizia de España, además de cientos de representantes de la sociedad civil británica.

Harry se sentó discretamente junto a sus primos en la tercera fila.

“¡Dios salve al rey Carlos!”,  gritaron los asistentes dando inicio a la ceremonia con este reconocimiento, acompañado de una fanfarria de trompetas, después de que Carlos III y Camila entraran vestidos con capas ceremoniales tras una primera procesión en carroza desde el Palacio de Buckingham.

Con la mano sobre la Biblia, el rey prestó juramento. Después, en la parte más sagrada del acto, el arzobispo Welby ungió las manos, el pecho y la cabeza del monarca, oculto de la vista por una pantalla.

Sustituyendo el tradicional homenaje de los aristócratas, el religioso invitó entonces a todas las personas, desde donde estuviesen viendo o escuchando la coronación, a jurar lealtad al nuevo rey.

Esta primicia histórica buscaba la democratización de la ceremonia, pero provocó fuertes críticas de los antimonárquicos.

AFP

GUÍA

Objetos destacados

La silla de Coronación y la piedra del Destino. El rey Carlos III se sentó sobre más de mil 500 años de historia irlandesa, escocesa e inglesa cuando fue coronado el sábado en la Abadía de Westminster.

La corona fue colocada sobre la cabeza de Carlos, sentado en la Silla de la Coronación, bajo la cual estaba la Piedra del Destino, la losa sagrada de arenisca sobre la que se coronaba a los reyes escoceses. La silla ha formado parte de todas las coronaciones desde 1308.

Eduardo I mandó construir la silla específicamente para albergar la Piedra del Destino, después de que sacara por la fuerza la piedra de Escocia y la trasladara a la abadía a finales del siglo XIII. Sin embargo, la historia de la piedra se remonta a mucho tiempo atrás. Según la Abadía de Westminster, Fergus Mor MacEirc, fundador de la línea real escocesa, supuestamente trajo la piedra consigo cuando trasladó su sede de Irlanda a Escocia hacia el año 498. 

La cuchara de la Coronación, de plata chapada en oro, es la única pieza de los objetos utilizados en la coronación que sobrevivió a la Guerra Civil Inglesa. Tras la ejecución del rey Carlos I en 1649, el resto de la colección fue fundida o vendida cuando el Parlamento intentó abolir la monarquía para siempre.

El diamante Cullinan. Dos piedras talladas a partir del diamante Cullinan (el mayor diamante en bruto jamás encontrado) ocuparon un lugar destacado en la coronación, avivando una polémica que la familia real preferiría evitar.

La corona de San Eduardo. El momento culminante de la ceremonia de coronación se produjo cuando el arzobispo de Canterbury colocó la corona de San Eduardo sobre la cabeza de Carlos.

Debido a su importancia como pieza central de la coronación, esta fue la única vez durante su reinado que el monarca llevó la corona de oro macizo, que incluye un casquete de terciopelo púrpura, una banda de armiño y arcos entrecruzados rematados por una cruz.

El carruaje Dorado de Estado. El rey Carlos III y la reina Camila regresaron al palacio de Buckingham desde la abadía de Westminster en el carruaje Dorado de Estado, una reliquia de 261 años de antigüedad famoso tanto por su incómodo viaje como por su fastuosa decoración.

El carruaje se construyó en 1762 bajo el reinado de Jorge III y se ha utilizado en todas las coronaciones desde 1831.

El desfile conmemorativo paseó por las principales vías londinenses. AP/D. Lawson

Pese a la lluvia, miles de personas toman Londres

Miles de personas tomaron ayer las calles del centro de Londres para celebrar la coronación de Carlos III y Camila, en una jornada festiva pese a la intensa lluvia que cayó sobre la capital británica.

Desde primera hora de la mañana, se palpaba la emoción de los asistentes congregados en los aledaños del céntrico Green Park, a la espera de poder avistar a los reyes en su carruaje durante la procesión que partió del palacio de Buckingham hacia la abadía de Westminster.

No solo ingleses, sino también numerosos visitantes estadounidenses, austriacos, franceses, brasileños y hasta japoneses se cubrían con la bandera británica, conocida como Union Jack, y portaban imágenes con el rostro del rey, dispuestos a vivir en primera persona un momento único en la historia reciente.

Pese a la meteorología desapacible en la capital británica, el ambiente por las calles de Londres era jovial y festivo.

Abundaban las pantallas mostrando la coronación minuto a minuto, banderas y retratos de Carlos y Camila en los escaparates, y hasta grandes coronas sobre las paradas de autobús del centro de la ciudad, un despliegue que demuestra la influencia de la monarquía británica en el Reino Unido del siglo XXI.

En paralelo a las festividades, en la céntrica plaza de Trafalgar, uno de los escenarios por donde pasó la procesión real, se celebraba una nutrida protesta en contra de la monarquía.

Rodeados por numerosos efectivos de la policía, los manifestantes gritaban y portaban pancartas en las que se leía “Not my King” (“No es mi rey”).

“Abolamos la monarquía, no el derecho a protestar”, tuiteó el grupo horas después, asegurando que “todo el equipo central de Republic sigue detenido”. “No se nos ha dado ninguna razón”, se expresó el grupo.

Detienen a 52 personas

La Policía Metropolitana de Londres informó ayer de que arrestó a un total de 52 personas durante la jornada de la coronación de los reyes Carlos III y Camila por causas relacionadas con alteraciones públicas, tras manifestarse en contra de la coronación y la monarquía.

México felicita a Reino Unido, un “amigo y socio”

Tras la coronación del rey Carlos III y la reina Camila en Inglaterra, el Gobierno de México expresó su felicitación a Reino Unido a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE).

En un mensaje el Gobierno mexicano reafirmó la colaboración entre ambos países, considerando a Reino Unido como un “amigo y socio”. Asimismo, a través de la Embajada de México en Reino Unido le deseo una excelente gestión como jefe de Estado. “Nuestro país se hace presente en este importante día. ¡Enhorabuena!”.

SUN

FAMOSOS

Pocas estrellas en la coronación

Estuvieron presentes personalidades de la alta sociedad británica, la política, el arte y por supuesto del mundo del espectáculo, aunque en esta ocasión este sector no tuvo tanta presencia como sucedía con la anterior monarca Isabel II. 

Entre los famosos destacados apareció Emma Thompson, la actriz tiene una amistad estrecha con el rey Carlos. Hay que recordar que Thompson fue nombrada en 2018 como Dama del Imperio Británico por la reina Isabel II.

Otra fue Katy Perry. La artista pop también se presenta hoy en el concierto en honor a los nuevos reyes de Inglaterra, antes de casi caer en la calle ante la mirada de la prensa.

McCartney y Elton John lideran tributos

Los músicos británicos Paul McCartney y Elton John estuvieron entre los artistas que rindieron ayer honores a Carlos III, con motivo de su coronación en la Abadía de Westminster, así como David y Victoria Beckham.