Lunes, 24 de Junio 2024
null
Jalisco

Banco de Alimentos proyecta triplicar apoyos

La organización civil cumple tres décadas de beneficiar a las familias que padecen pobreza alimentaria en Jalisco

El Informador

“Cambió mucho la situación económica de mi familia. Ahora es una alimentación digna y beneficia mucho porque es a bajo costo”, subraya Verónica González, quien vive en la colonia Fovissste Miravalle en Tlaquepaque. Desde hace ocho años es beneficiaria de la entrega de despensas del Banco de Alimentos de Guadalajara.

Está casada y tiene tres hijos. Comenta que sólo su esposo trabaja, por eso cuando solicitaron el apoyo presentaban limitaciones para garantizar su dieta básica. El hogar de Verónica forma parte de las miles de familias que actualmente reciben dos despensas al mes por parte de la asociación civil.

José Luis González Íñigo, presidente del Consejo del Banco de Alimentos, informa que el año pasado se entregaron 586 mil 496 despensas, lo que significa 15 mil 884 toneladas de alimentos. “Tenemos que triplicar las toneladas de alimentos que actualmente estamos manejando. En tres o cuatro años, tenemos que entregar tres veces más para aumentar los beneficios”.

Lo anterior se logrará con la operación de la nueva sede, la cual se proyecta que esté lista en enero del próximo año.

Subraya que la metodología de entrega es certera porque beneficia a las familias que realmente lo necesitan. “No hay intermediarios entre nosotros y las familias beneficiarias. Vamos directamente con ellas y sabemos con seguridad cuál familia lo necesita, cuál familia lo dejó de necesitar y la familia que se incorpora a nuestro mercado”.

Ricardo Romo Rivas, director del Banco, acentúa que las despensas se otorgan a familias de escasos recursos de 81 municipios.

Puntualiza que mientras en 2019 se entregaron 288 mil despensas, en 2020, durante el primer año de la pandemia por el nuevo coronavirus, se tuvo un incremento considerable y cerraron con 533 mil. “Buscamos más aliados que nos compartieran alimento y, en 2021, crecimos en un 10%; es decir, cerramos la entrega de 590 mil despensas... es la labor que tenemos que hacer para invitar a más aliados y que podamos rescatar más productos para más población. En Jalisco tenemos más de un millón 240 mil personas en inseguridad alimentaria. Por eso tenemos mucho por hacer”.

La organización tiene una plantilla de 85 colaboradores y cuenta con el apoyo de 80 voluntarios. EL INFORMADOR/A. Camacho

Donaciones, clave para apoyar a familias en pobreza alimentaria

Porque en Jalisco hay muchas personas que ni siquiera tienen recursos para cubrir la cuota de recuperación que solicita el Banco de Alimentos de Guadalajara para la entrega de despensas a quienes viven en pobreza alimentaria, la asociación hace un llamado a apadrinar a una de estas familias, con la donación de 400 pesos al mes. 

“No hacemos asistencialismo, hacemos asistencia social. Pedimos una cuota de recuperación a las personas que estamos apoyando. Esta cuota de recuperación anda por el orden de 160 pesos y el valor comercial de una despensa puede estar en 700 pesos y 950 pesos”, destaca Ricardo Romo Rivas, director del Banco de Alimentos de Guadalajara. 

Para apoyar a la población que no cuenta con recursos suficientes para acceder a una despensa, el Banco puso en marcha el programa Uniendo Manos. “Hay personas que apadrinan familias con 400 pesos al mes. Ellos aportan la cantidad y le damos dos despensas mensuales a una familia sin cuota de recuperación”. 

En general, la asociación cuenta con alrededor de 550 donantes, tanto de productos como de efectivo. “Hay empresas que nos pueden donar camiones, cajas de producto. Diariamente vamos al mercado de Abastos y de ahí nos traemos varias toneladas de producto que nos comparten de lo que ellos ya, a lo mejor no pueden comercializar, pero que está todavía en buen estado”. 

Romo Rivas enfatiza que hacen la invitación para que se sumen más aliados “para que podamos rescatar más producto y podamos atender más a la población que lo requiere. En Jalisco tenemos más de un millón 240 mil personas en inseguridad alimentaria. Tenemos mucho todavía por hacer”. 

Además de apoyar a familias de comunidades de 81 municipios del Estado, el Banco también entrega despensas a casas hogar, asilos, centros de rehabilitación, entre otros. 

Puntualiza que para registrar a las personas en el padrón de la organización se hace un estudio socioeconómico. “Identificamos que deben tener indicadores de vulnerabilidad y de inseguridad alimentaria, que no comieron tres veces al día o que comieron menos de lo que debían”.

¿Cómo puede ayudar?

Comuníquese a los teléfonos:

  • General: 33-3810-6595.
  • Donatel: 33-3811-3500.
  • Uniendo Manos: 33-2256-7808.
La nueva sede estaría lista en enero del 2023. En la imagen, la proyección de cómo se verá el lugar. ESPECIAL

Reportan avance en nueva sede 

Se proyecta que la nueva sede del Banco de Alimentos de Guadalajara esté lista en enero del próximo año, lo que permitirá aumentar la capacidad de almacenaje de productos y la operación en general de la asociación, declara su director, Ricardo Romo Rivas. 

“Es en un terreno de 30 mil metros cuadrados que nos donó el Gobierno del Estado. Vamos a iniciar con una bodega de ocho mil metros cuadrados que nos permitirá ser más eficientes y, sobre todo, mantener la inocuidad”. 

La inversión es de 270 millones de pesos, incluyendo el valor del terreno que les donó el gobierno estatal. 

“Estamos invitando a personas y a empresas a que se sumen a esta causa… ven con muy buenos ojos la labor que hace el banco, todo lo que traemos de transparencia, rendición de cuentas. Hay muchas personas que se están sumando, contribuyendo con recursos económicos para la construcción de las instalaciones”. 

La construcción de esta nueva sede inició en enero del año pasado. El edificio está en un terreno ubicado en la colonia Santa María Tequepexpan, en Tlaquepaque. 

Actualmente operan en un inmueble ubicado en la colonia Morelos, en Guadalajara, el cual es rentado. 

Por su parte, José Luis González Íñigo, presidente del Consejo del Banco de Alimentos, reconoce que las metas de crecimiento que se tienen para los próximos cuatro años, periodo en el que se busca triplicar el número de beneficiarios, son una tarea retadora que implicará más trabajo. 

“Pero estamos dispuestos a hacerlo porque sabemos que el alimento debe llegar a un mayor número de jaliscienses en pobreza alimentaria que tenemos actualmente. Esto no lo podemos hacer si no tenemos el apoyo de nuestra sociedad, de nuestra gran comunidad jalisciense, tapatía”.

Esto también los obliga, dice, a que cada día se entregue una despensa más nutritiva. “Entregamos fruta y verdura de acuerdo a las estaciones del año que se producen en el campo. Y entregamos alimento básico, así como productos de limpieza e higiene personal; en fin, es muy variada nuestra despensa, muy nutritiva y muy rica”. 

Añade que el banco busca mayor cobertura. “Queremos atender cada vez más municipios, sobre todo los más lejanos que son, desgraciadamente, los menos atendidos, pero estamos llegando cada vez más a mayor número de municipios”.

TELÓN DE FONDO

Aumenta la población en condición de pobreza

El estudio sobre la Medición de Pobreza 2020, del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), revela que en Jalisco hay 2.6 millones de personas en situación de pobreza (31.4% de la población). 

La cifra aumentó entre 2018 y 2020, cuando 347 mil 660 jaliscienses cayeron en esta condición. 

Durante la presentación del estudio, José Nabor Cruz, secretario ejecutivo del Coneval, atribuyó a la emergencia sanitaria que se profundizaran los desafíos que enfrenta la política de desarrollo social en el país, principalmente en el ingreso, la salud, la educación y la alimentación de la población.

En el ámbito nacional, la población en pobreza pasó a 55.7 millones de mexicanos (se sumaron 3.8 millones en los últimos dos años).

Una persona se encuentra en situación de pobreza cuando su ingreso es insuficiente para adquirir los bienes y servicios que requiere para satisfacer sus necesidades alimentarias y no alimentarias básicas. Además, tiene al menos una carencia social entre indicadores como: rezago educativo, acceso a servicios de salud, acceso a la seguridad social, calidad y espacios de la vivienda, servicios básicos en la vivienda y acceso a la alimentación.

Jalisco ocupa el noveno lugar entre los Estados donde más se incrementó este problema.

Uno de los objetivos del Banco de Alimentos de Guadalajara es evitar el desperdicio de alimentos. EL INFORMADOR/A. Camacho

RED DE APOYOS

Proponen banco de medicinas

  • Con la intención de lograr un mayor impacto en la población que atienden en las 360 comunidades de la Entidad, el Banco de Alimentos de Guadalajara buscará crear también un banco de medicamentos. 
  • “La industria farmacéutica de Jalisco nos ha preguntado cómo se puede sumar para apoyar a la gente en situación vulnerable. No serían medicamentos controlados sino de uso general, pero sí estaríamos llevando ese beneficio a la población”. 
  • También colaboran con el Banco de Ropa y Enseres Domésticos, para que los beneficiarios tengan acceso a ropa, calzado, muebles y enseres domésticos. Este banco atiende a más de 20 mil familias en situación de vulnerabilidad. 
  • Ricardo Romo añade que también cuentan con un banco de empleos. A través de éste se brinda capacitación y formación a su población objetivo en distintos temas como ética, valores, desarrollo personal, finanzas básicas, negociación, entre otros. 
  • “Estamos logrando una relación muy importante con las industrias y empresas de Jalisco. Ellos necesitan cubrir vacantes y nosotros tenemos una población que necesita empleo. Estamos acercando a nuestras comunidades con las empresas”. 
  • Comenta que la industria electrónica está generando una aplicación para tener un club de compras, en donde la gente pueda solicitar el servicio de algunas personas que se dedican a oficios como carpintería, electricidad, fontanería, entre otros. Estos últimos son beneficiarios del banco. 

Historia

El Banco de Alimentos de Guadalajara se conformó legalmente en abril de 1992, por lo que actualmente está cumpliendo tres décadas de apoyar a personas que padecen pobreza alimentaria.  

Esto se logró gracias a Ricardo Bon Echavarría, Luis Adolfo Orozco Fernández y Everardo Cornejo Padilla, empresarios del mercado de Abastos de Guadalajara, quienes decidieron hacer algo frente al desperdicio de alimentos que se presentaba a diario, mientras había personas viviendo con hambre. 

Los empresarios se unieron a Cáritas para recolectar el exceso de alimento, aprovecharlo y distribuirlo entre las familias en situación vulnerable. 

“Desde entonces, este grupo de soñadores ha crecido en número y en voluntad. Tanto que, a partir de la formación del Banco de Alimentos de Guadalajara, se empezó a replicar nuestro modelo, para crear una red de 55 bancos en el país: el Banco de Alimentos de México (BAMX)”, se destaca en el portal de la organización. 

Sigue #DebateInformador

¿Usted ayuda a las familias en pobreza alimentaria?

Participa en Twitter en el debate del día @informador