Sábado, 01 de Octubre 2022

Telescopio James Webb: Escudo térmico se despliega con éxito

El parasol de cinco capas es un aditamento necesario para observar el cosmos

Por: AP .

El telescopio permitirá observar las primeras galaxias formadas pocos cientos de millones de años después del Big Bang. AFP/NASA-C. Gunn

El telescopio permitirá observar las primeras galaxias formadas pocos cientos de millones de años después del Big Bang. AFP/NASA-C. Gunn

El telescopio espacial James Webb superó este martes una etapa importante al desplegar completamente su escudo térmico, un parasol de cinco capas necesario para observar el cosmos.

"Creo que es hora de darse cuenta de que pronto tendremos quizá un telescopio espacial gigante completamente operacional"

Aunque todavía faltan muchas operaciones para que el observatorio esté completamente listo, el despliegue de este parasol era la "más difícil" de la lista, recordó Thomas Zurbuchen, jefe de misiones científicas de la NASA, en un comunicado.

Cada una de las capas de este escudo térmico tiene el tamaño de una cancha de tenis y son necesarias para proteger los instrumentos científicos del calor del Sol. Desde el lunes cada una de ellas se desplegó y estiró.

El telescopio es demasiado grande para caber en un cohete, por lo que hubo que doblarlo sobre sí mismo como un origami y desplegarlo en el espacio, un procedimiento extremadamente peligroso.

"Es un día muy especial", tuiteó el astrónomo Klaus Pontoppidan, científico jefe del James Webb. "Creo que es hora de darse cuenta de que pronto tendremos quizá un telescopio espacial gigante completamente operacional".

Los astrónomos de todo el mundo esperaban con ansia al James Webb, el telescopio espacial más potente, porque permitirá observar las primeras galaxias formadas pocos cientos de millones de años después del Big Bang.

El observatorio despegó hace poco más de una semana de la Guayana Francesa y actualmente se encuentra a más de 900 mil kilómetros de la Tierra. Va camino de su órbita definitiva, a 1.5 millones de kilómetros de nosotros, es decir cuatro veces la distancia entre la Tierra y la Luna.

En este lugar, si surgiera un problema, no se puede prever una misión de reparación.

Su despliegue, pilotado desde Baltimore, en la costa este de Estados Unidos, debía realizarse sin tropiezos. Más de un centenar de ingenieros se relevaron noche y día para asegurarse de que todo transcurriera según lo programado.

La NASA lo transmitió en directo por Internet. Como no hay cámara a bordo del James Webb, las únicas imágenes disponibles eran de la sala de control de operaciones. El equipo estalló en júbilo en cuanto terminó el despliegue.

JM

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones