Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 24 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

Esperar la Navidad en la esperanza

Por: María Belén Sánchez

Esperar la Navidad en la esperanza

Esperar la Navidad en la esperanza

La Navidad ya está llegando, pero cada uno de nosotros andamos metidos en miles de líos: desde la preparación de la Cena de Noche Buena, las Posadas, los arreglos… los pendientes, todo lo que se nos ha atrasado, y… una infinidad de cosas más.

Sin contar con la tormenta de noticias que recibimos constantemente, entre accidentes, asaltos, delitos y la nube de informaciones políticas con la que ya se anuncian las próximas elecciones…

Y desde luego que también escuchamos cosas buenas, ya que también recibimos luces que nos avivan la esperanza tan necesaria en la vida y tan oprimida por tantos temas que ocupan nuestra atención y nuestra mente.

No obstante, siempre es bueno ponernos un poquito en paz y dedicar unos momentos a reflexionar en qué, y por dónde andan nuestros caminos y hacia dónde se orientan nuestras esperanzas, y que es lo que vamos a pedir a Dios para el Año que se avecina y que ya viene corriendo vertiginosamente.

El verdadero alimento que da razón y sentido a la vida no es lo que llena el estómago, sino lo que llena el espíritu, y el espíritu humano no se llena con comida y bebida, sino precisamente con “esperanza”. Y la esperanza vive alimentada e iluminada con la “fe”.

Y la fe, sólo podemos recibirla de parte de Dios.

Por eso es importante revisar la calidad y el contenido de nuestra esperanza.

Si esperamos cosas pequeñitas o intrascendentes, eso recibiremos. Como decía el autor de la película: El Genio: “Ten cuidado con lo que pides y deseas, porque puede convertirse realidad”.

Si deseamos cosas grandes, y si ponemos nuestra esperanza en ellas, pueden llegarnos a las manos, pero no siempre a la vida, porque a veces pedimos a Dios lo que está al alcance de nosotros mismos y tan sólo se necesita un poco de esfuerzo y buena voluntad; pero muchas veces no pedimos a Dios lo que Él quiere darnos y que está a niveles más trascendentes.

Recordemos otra frase ya tradicionalmente acuñada:

“No pidas a la vida lo que sólo Dios puede darte.”

Cierto que los niños esperan juguetes y dulces y… pero es bueno darles elementos para cultivar una esperanza más grande que dura y perdura en el corazón, porque viene de Dios, no de lo que nos quieren vender.

Si esperamos la Gracias que Cristo Jesús nos trae con su perenne nacimiento, no tendremos necesidad de andar buscando satisfacciones momentáneas y efímeras alegrías que se acaban en cuanto cesa la fiesta.

Temas

Lee También

Comentarios