Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien

Suplementos

Suplementos | El Templo del Calvario domina las alturas de la ciudad de los Altos de Jalisco

Divino calvario en Lagos de Moreno

El Templo del Calvario domina las alturas de la ciudad de los Altos de Jalisco, y también es un punto donde el fervor y la belleza arquitectónica han encontrado un rincón desde el cuál desplegar su belleza
Lagos de Moreno es una tierra donde las tradiciones se viven y si es necesario, se inmortalizan en piedra. EL INFORMADOR / J. Monroy

Lagos de Moreno es una tierra donde las tradiciones se viven y si es necesario, se inmortalizan en piedra. EL INFORMADOR / J. Monroy

GUADALAJARA, JALISCO (29/ENE/2017).-  Algunas cosas no cambian. Por ejemplo, cada vez que voy a Lagos de Moreno, camino lento, muy lento por su primer cuadro, para llenar mis ojos con las imágenes de su Centro, de su Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, del kiosko tan lleno de vida y de las cafeterías que hay a un costado de su plaza. Me quedo con el sonido de la gente, el ir y venir de las motocicletas, el cuchicheo que viene desde las bancas y restaurantes y la campanilla distante de algún vendedor de nieves. E invariablemente levanto la cabeza para ver a la distancia el Templo del Calvario, que silencioso, custodia la ciudad.

Cada paseo a esta ciudad de los Altos de Jalisco tiene como parada obligada un ascenso al templo. Porque más que llegar caminando, se llega subiendo (a más de uno la fatiga le hará creer que el nombre de “Calvario” le viene como anillo al dedo). Una vez a sus pies, queda claro que camino vale la pena.

Lagos de Moreno es una tierra donde las tradiciones se viven y si es necesario, se inmortalizan en piedra. De acuerdo a cronistas de la ciudad, el hoy templo comenzó siendo una ermita en la cima del Cerro de la Calavera que estaba dedicada al Señor del Calvario, que ya desde el mediados del Siglo XIX era el patrono de la ciudad, aunque en aquella época su imagen estaba en la Parroquia de la Asunción.

Fue a finales del Siglo XIX que el fervor de la población hizo que la ermita ampliara sus dimensiones de forma espectacular. El nuevo proyecto planteó una arquitectura basada ni más ni menos que en la Basílica de San Pedro, con una fachada neoclásica con tres arcos y seis columnas toscanas. El espectacular resultado (terminado a finales de los años cincuenta del siglo XX, aunque la explanada se agregó en 1990) lo podemos ver hoy en día, como uno de los tesoros arquitectónicos de Lagos.

No hay experiencia más sublime que subir hasta el Templo y contemplar en silencio la estampa de Lagos de Moreno que regala a la vista. El silbido del viento solamente se rompe por el paso de los peregrinos que van a los pies del Señor del Calvario.

A finales del mes de julio se celebra sus fiestas patronales, momento en que arcos y una alfombra de flores tapizan el camino desde El Calvario hasta el Centro de la ciudad. Para los habitantes de la ciudad, este momento es una mezcla de orgullo y fe. Para el viajero que escribe esto, es una estampa sublime de la belleza y la devoción anidada en los rincones más profundos de México.

Temas

Lee También

Comentarios