Sábado, 26 de Noviembre 2022

Depresión y ansiedad, trastornos en la población adulta mexicana

Inegi publica los resultados de la primera Encuesta Nacional de Bienestar Autorreportado 2021

Por: SUN .

Las entidades cuya población adulta promedia porcentajes más altos con síntomas de ansiedad son: Puebla, Chiapas y Michoacán. AP/ARCHIVO

Las entidades cuya población adulta promedia porcentajes más altos con síntomas de ansiedad son: Puebla, Chiapas y Michoacán. AP/ARCHIVO

La proporción de población con síntomas de depresión asciende a 15.4% de la población adulta, pero entre las mujeres alcanza 19.5%, revelan los resultados de la primera Encuesta Nacional de Bienestar Autorreportado 2021, publicados por el Inegi.

La depresión es un trastorno mental frecuente, que se caracteriza por la presencia de tristeza, pérdida de interés o placer, sentimientos de culpa o falta de autoestima, trastornos del sueño o del apetito, sensación de cansancio y falta de concentración.

A nivel de entidades federativas los porcentajes más altos de síntomas de depresión los presentan las poblaciones adultas de Guerrero, Tabasco y Durango, mientras los porcentajes más bajos las de Quintana Roo, Sonora y Nuevo León.

Por otra parte, la encuesta captó que 19.3% de la población adulta tiene síntomas de ansiedad severa, destacando el 23.2% de las mujeres contra el 15.0% de los hombres. Mientras otro 31.3% de la población revela síntomas de ansiedad mínima o en algún grado.

La ansiedad es un estado emocional no placentero acompañado de cambios somáticos y psíquicos, que puede presentarse como una reacción adaptativa, o como síntoma o síndrome que acompaña a diversos padecimientos médicos y psiquiátricos.

Las entidades cuya población adulta promedia porcentajes más altos con síntomas de ansiedad, sea mínima o severa, son Puebla, Chiapas y Michoacán, en tanto que los porcentajes más bajos corresponden a Nuevo León, Baja California y Quintana Roo.

Balance anímico

El balance anímico resulta de los estados emocionales positivos y negativos que recuerda haber experimentado la persona durante el día anterior a la entrevista. Se obtiene de restar a los estados anímicos positivos aquellos negativos, por lo tanto, el rango de esta variable toma un recorrido desde -10 a 10.

Dentro de esta escala, el promedio de balance anímico de la población adulta en México tiene un valor de 5.07. Las mujeres muestran en promedio menor balance anímico respecto a los hombres en todos los grupos de edad.

La mayor brecha se observa entre hombres y mujeres de 30 a 44 años. Sin embargo, es entre las jóvenes de 18 a 29 años donde se presenta el menor valor en el indicador de balance anímico (4.51).

La brecha en el balance anímico entre hombres y mujeres también se observa en cada una de las entidades federativas. Colima, Sonora y Quintana Roo son las entidades cuya población adulta promedia mejores balances anímicos mientras que las poblaciones adultas de Oaxaca, Puebla y Tabasco presentan menores valoraciones en este indicador.

Satisfacción con la vida

Desde la perspectiva del bienestar subjetivo, la satisfacción supone una valoración, producto de una breve reflexión, acerca de cómo la persona evalúa su propia vida y la ponderación que le otorga a distintos ámbitos de ésta.

El promedio de satisfacción con la vida de la población adulta en México se ubica en 8.45, en una escala con un recorrido de 0 a 10. Las entidades cuya población adulta promedia mayor satisfacción con la vida son Nuevo León, Colima y Coahuila; en contraste, Guerrero, Puebla y Ciudad de México son las entidades en donde la población adulta presenta el menor valor en este indicador.

Para la población adulta en México, la seguridad ciudadana (6.58), los servicios públicos (6.71) y el país (7.23) son los ámbitos con menor calificación. Llama la atención que todos ellos corresponden a esferas de la vida pública.

Entre los aspectos con menor valoración le sigue el nivel de vida socioeconómico (7.52) y la ciudad en donde residen (7.71).

En contraste, la población adulta tiende a calificar mejor su satisfacción con la vida familiar (9.05), su libertad para decidir (8.81), su vivienda (8.53), así como la actividad principal a la que se dedican (8.49).

Todas estas dimensiones tienen una calificación mayor al promedio de satisfacción con la vida, quedando de manifiesto aquellos ámbitos que los adultos ponderan más al evaluar su situación en general.

ER

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones