Martes, 16 de Abril 2024

Revisan a la elefanta "Annie", de Lagos de Moreno

Especialistas del Zoológico de Guadalajara revisaron a la elefante "Annie", que vive encerrada en un predio en Lagos de Moreno 

Por: Fausto Salcedo

"Annie" ha pasado toda su vida en cautiverio. ESPECIAL/ Zoológico de Guadalajara

Annie deambula en el espacio reducido, encadenada de una de sus enormes patas. Apenas si mueve su trompa y su cola, para espantar a las moscas. Guadalajara se dio cuenta de su condición hasta que se viralizó en las redes sociales. Annie es una elefante. Habita en un sitio minúsculo, considerando sus dimensiones, en un predio cercano a Lagos de Moreno. Hace 20 años fue comprada por la familia Morales, que a su vez eran dueños de una franquicia del famoso circo Atayde.

En algún momento de su vida Annie entretuvo a los tapatíos con sus maniobras de circo, su habilidad con la pelota, y su relación con los payasos. Esa ha sido su vida siempre: nació en una jaula, y jamás ha visto a otro elefante. Cuando en el 2015 el Partido Verde aprobó una ley que prohibía el uso de animales en los circos, el destino de Annie quedó a la incertidumbre. 

El lunes 19 de febrero, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) solicitó que especialistas del Zoológico de Guadalajara revisaran a Annie, después de que varios ciudadanos denunciaran las condiciones precarias del animal. De acuerdo con los veterinarios, la elefante mostraba signos evidentes de estrés debido a la consistencia pastosa de sus heces. 

No obstante, los especialistas no pudieron revisarla a profundidad debido a que no se encontraban con instalaciones seguras para su chequeo médico. Llevaba varias horas amarrada en una cancha de frontón que es, al mismo tiempo, el sitio donde duerme. Detectaron que Annie tiene poca masa muscular, debido a que no recibe ni la dieta ni la actividad física de acuerdo a su especie y edad.

Además, se determinó que el lugar donde vive no cumple con los estándares internacionales propios para el cuidado de los elefantes. No cuenta con un cuerpo de agua que es fundamental para la hidratación de su piel. Su aislamiento y soledad son contradictorios a la naturaleza de los elefantes, que viven en grupo.

El Zoológico de Guadalajara ofreció a los propietarios de Annie todo el apoyo necesario para la elefante, además de "poner a su disposición las instalaciones especializadas y adaptadas para el manejo de elefantes que cuentan con más de 6 mil 700 metros cuadrados". 

De acuerdo con la PROFEPA, serán las propias autoridades quienes decidan lo que aplique para proteger y garantizar el trato digno y respetuoso de Annie y en su caso, su destino temporal o final en alguna institución capacitada para contener
elefantes.

Mantente al día con las noticias, únete a nuestro canal de WhatsApp

FS

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones