Viernes, 07 de Octubre 2022

Jardines Alcalde: “El helicóptero está volando muy bajo”, vecinos viven momentos de adrenalina

En minutos, la colonia se llenó de unidades de la Marina y de la Guardia Nacional; momentos después, comenzaron a cerrar las calles

Por: Rubí Bobadilla

Hacia las 17:00 horas, uno de los helicópteros regresó a la colonia y continuó sobrevolando la zona. EL INFORMADOR/R. Bobadilla

Hacia las 17:00 horas, uno de los helicópteros regresó a la colonia y continuó sobrevolando la zona. EL INFORMADOR/R. Bobadilla

Desde poco antes del mediodía, un helicóptero de la Marina con códigos sonoros sorprendió a vecinos de la colonia Jardines Alcalde, el cual sobrevolaba a una altura tan baja que sus elementos podían verse sentados a la orilla con sus armas al frente. Los colonos salieron de sus casas y con sus teléfonos celulares comenzaron a grabarlo.

“Desde las seis de la mañana ya estaban estacionados en Esteban Baca Calderón. Para entrar a mi casa me pidieron que les mostrara la cajuela"

En minutos, la colonia se llenó de unidades de la misma corporación federal y de la Guardia Nacional y comenzaron a cerrar las calles. En lugar de resguardarse en sus domicilios, los vecinos y comerciantes siguieron grabando.

“Ábranse por favor, métanse. Ábranse, entiendan”, decía uno de los agentes que descendió de una de las patrullas blindadas que entraba a la colonia por el cruce de la avenida Circunvalación y Esteban Baca Calderón, mientras los agentes con sus uniformes camuflados y armas de alto poder corrían por la calle para resguardar la parte trasera de las fincas que sus compañeros acababan de intervenir.

Se trataba de las viviendas marcadas por los números 1966 y 1968 en la calle Félix Palavicini, ubicadas casi al cruce de la avenida Alcalde, donde de manera extraoficial se informó que se encontraban familiares cercanos a Rosalinda “N”, esposa de Nemesio Oseguera alias “El Mencho”, quien fue detenida en la colonia Jardines de Guadalupe el pasado 15 de noviembre. Sin embargo, las autoridades militares no han brindado información al respecto que lo confirme.

Desde sus casas, algunos otros vecinos se asomaban con miedo a salir en medio de los más de 30 vehículos de la Marina y el Ejército que esperaban a lo largo de las distintas calles para reaccionar sobre la posible localización de al menos dos personas que se habían dado a la fuga durante el aseguramiento, según la información que a cuentagotas circulaba en el lugar, así como para resguardar los inmuebles que, hasta el momento, no han sido asegurados oficialmente.

“Desde las seis de la mañana ya estaban estacionados en Esteban Baca Calderón. Para entrar a mi casa me pidieron que les mostrara la cajuela. Luego me sugirieron que revisara mi casa por si alguien se había escondido. Una vecina reportó que un hombre armado había brincado a su casa. A él lo atraparon. Eso me lo confirmó la Guardia Nacional. El helicóptero está volando muy bajo, se cimbran los cristales de las casas, se ve un operativo bastante fuerte”, contó uno de los vecinos de la zona.

A la Marina se le sumaron también elementos y vehículos del Ejército Mexicano y la Guardia Nacional, contando más de 30 automotores en tierra y dos helicópteros sobrevolando el cuadrante mencionado. Ante el caos y el tráfico ocasionado por el cierre de la lateral de la avenida Alcalde, oficiales de la Policía Vial se acercaron a tratar de desahogar el tráfico y dar preferencia a la llegada de las unidades federales. Como si se tratara de un show de entretenimiento, no faltaron los transeúntes que se acercaban a observar lo que ocurría.

Hacia las tres de la tarde, luego de que el Ministerio Público Federal llegó al punto, sacaron a los detenidos y los subieron a sus unidades para después llevarlos escoltados por las unidades, y uno de los helicópteros de la Marina, a las instalaciones de la Fiscalía General en Jalisco.

Hacia las 17:00 horas, uno de los helicópteros regresó a la colonia y continuó sobrevolando la zona. Habiendo bajado la adrenalina, los agentes aprovecharon para comprar agua y algunas pizzas para comer, mientras mantenían la calle de Félix Palavicini cerrada y se organizaban para acompañar a las personas que se identificaban como vecinos del lugar hasta sus domicilios, y comprobar así que ahí vivían.

JM

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones