Martes, 21 de Mayo 2024

Humo de incendios forestales podría generar problemas de salud

Durante la temporada de estiaje aumentan los incendios forestales, por lo que es importante cuidarse; sigue estas recomendaciones

Por: Oralia F. López

El humo de los incendios forestales está compuesto por una mezcla de gases producidos por la combustión de la vegetación y pequeñas partículas en suspensión. APF / ARCHIVO

El humo de los incendios forestales está compuesto por una mezcla de gases producidos por la combustión de la vegetación y pequeñas partículas en suspensión. APF / ARCHIVO

Durante la temporada de estiaje aumentan los incendios forestales. Con estos, el humo llega en ocasiones a las zonas conurbadas, por lo que para los habitantes es importante cuidarse, ya que puede tener repercusiones en la salud.

El humo de los incendios forestales está compuesto por una mezcla de gases producidos por la combustión de la vegetación y pequeñas partículas en suspensión que son arrastradas. Éste puede ser blanco, sobre todo cuando se queman combustibles ligeros como son los pastizales; gris claro, al quemarse combustibles medios producto de los matorrales pequeños; gris oscuro, por la quema de combustibles más pesados en matorrales grandes y árboles; y amarillento, cuando se queman plantas o árboles resinosos.

El humo puede provocar que una persona se enferme, incluso las personas sanas también se pueden sentir mal si hay una cantidad suficiente en el aire, pero sobre todo, puede complicar la salud de toda persona que tenga problemas respiratorios como el asma, por poner un ejemplo.

¿Qué problemas de salud provoca el humo de los incendios forestales?

En un comunicado de 2021, el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) indicó que la exposición a los humos generados por incendios forestales (quema de leña y otros materiales orgánicos) puede irritar los pulmones, causar inflamación, alterar la función inmune y aumentar la susceptibilidad a las infecciones respiratorias. En ese año, en medio de la pandemia de COVID-19, dijo que el humo, aunado a la enfermedad, puede representar un riesgo mayor para las personas con problemas pulmonares y cardiovasculares.

El contacto con los humos generados por incendios forestales puede causar:

  • Tos
  • Ardor en ojos
  • Irritación de la garganta y de los senos nasales
  • Dificultad para respirar, ataque de asma o irritación en los pulmones
  • Dolor de cabeza
  • Pulso cardiaco irregular, dolor de pecho o fatiga
  • Ataques cardiacos no mortales y mortales

La Cenapred recomienda que para prevenir los incendios forestales se deben seguir estas recomendaciones:

  • Evitar tirar basura, material inflamable y objetos encendidos (cerillos o colillas de cigarro) en carreteras y caminos
  • No encender fogatas y si se hace, asegurarse de retirar primero la vegetación seca y de apagarla totalmente antes de retirarse del lugar
  • Evitar fumar en bosques o en pastizales y no arrojar colillas de cigarro.
  • Si eres campesino, agricultor o dueño de terrenos forestales, se debe reducir y controlar la realización de quemas agropecuarias. Si vas a realizar quemas agropecuarias da aviso anticipadamente a las autoridades municipales.
  • Es importante no exponerse al humo, ya que pueden ser tóxicos e irritantes.

Recuerda que puedes reportar los incendios forestales al 911 o al número de la Comisión Nacional Forestal (Conafor): 800 INCENDIO (800 4623 6346).

OF

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones