Miércoles, 21 de Abril 2021

COVID en Jalisco: Se sentaron a ver una danza y empezaron la fila para la vacuna

Hermengilda, de 80 años de edad, fue la primera persona en recibir el biológico en el punto instalado en Instituto Cultural Cabañas, donde arrancó la vacunación en Guadalajara 

Por: Sergio Blanco

Poco antes de las siete de la mañana, la familia de Verónica fue finalmente por su madre Hermengilda y la sentaron en su lugar, el primero de todos. EL INFORMADOR/ G. Gallo

Poco antes de las siete de la mañana, la familia de Verónica fue finalmente por su madre Hermengilda y la sentaron en su lugar, el primero de todos. EL INFORMADOR/ G. Gallo

La tarde del jueves pasado, Verónica comenzó a ver en las noticias que la gente había comenzado a formarse en algunos de los puntos que las autoridades estatales habían anticipado que serían los lugares de la aplicación de la vacuna contra COVID-19

Vecina de la colonia La Perla, a unas cinco calles del Instituto Cultural Cabañas, quiso ver si lo mismo ocurría en ese punto, pues su intención era vacunar a su madre, Hermengilda, de 80 años de edad.

"No fue algo que planeamos"

“Venimos a ver cómo estaba el movimiento como a eso de las seis y media, a ver si había fila, y no había nada alrededor, no fue algo que planeamos. Entonces había aquí una danza prehispánica y nos sentamos a verla en la escalinata”.

Otra persona se unió a ella y su amiga en la escalinata cuando llegó otra persona que les preguntó que si estaban haciendo fila. “Le dije que venimos a lo mismo, pero no hemos hecho fila, entonces en ese momento nos organizamos y formamos la fila y de ahí empezaron a llegar los demás”.

A las diez de la noche, ya eran 20 los formados, pero no dejaban de llegar. “Íbamos como en el 20 y un señor nos dijo que diéramos turnos conforme íbamos llegando, entonces empezamos a marcar números en hojas, pero no por persona, sino por adulto mayor que íbamos a traer. Como a la una éramos como 120 y en la mañana éramos 134”.

En el transcurso del viernes ya llegaban por decenas y Verónica marcó hasta la ficha 600; fue cuando dos maestras tomaron la estafeta y prosiguieron con el reparto de lugares hasta llegar a más de mil 700 hasta la noche. Por la mañana ya eran mil 900, dos mil, dos mil 500.

Poco antes de las siete de la mañana, la familia de Verónica fue finalmente por su madre Hermengilda y la sentaron en su lugar, el primero de todos. “No sentí nada, me dijeron que dolía mucho, pero no me dolió, la gente habla y habla”.

Su decisión de vacunarse es para no volver a padecer las dolencias del COVID, pues sospecha que ya se contagió de la enfermedad, que fue la causa del fallecimiento de su hermano.

“Es para ver si ya no me da esa enfermedad tan fuerte, porque si me dio, me sentí muy mal, creía que no iba a resistir. La doctora me dijo que eso era, pero no me hice la prueba, no podía probar nada, la comida no me sabía a nada”. 

NR

Coronavirus

Temas

Lee También