Jueves, 18 de Agosto 2022

Una dividida ciudad ucraniana se prepara para otra batalla

        , ciudad ocupada en 2014 por las milicias separatistas, podría convertirse en el próximo gran objetivo de la campaña rusa para tomar la región del Donbás

Por: AP .

Ocho años después de la última ocupación de la ciudad, la guerra ha regresado a Slovyansk. AP/E. Maloletka

Ocho años después de la última ocupación de la ciudad, la guerra ha regresado a Slovyansk. AP/E. Maloletka

Un grupo de jóvenes soldados ucranianos fuera de servicio se reunió en un centro de distribución militar para disfrutar de un inusual descanso de los combates, que vuelven a golpear su dividido hogar en el este de Ucrania.

Mientras compartían bromas y una pizza se oían explosiones de artillería apenas a unos kilómetros de distancia, un recordatorio de la inminente batalla que amenazaba con producirse en la ciudad de Slovyansk, que fue ocupada por combatientes con apoyo ruso en 2014.

“Todo el mundo sabe que habrá una enorme batalla en Slovyansk”, dijo un soldado.

Ahora, ocho años después de la última ocupación de la ciudad, la guerra ha regresado. Slovyansk podría convertirse en el próximo gran objetivo de la campaña rusa para tomar la región del Donbás, el corazón industrial de Ucrania y donde la mayoría de la gente habla ruso. Si Moscú toma Lysychansk -el último bastión ucraniano que queda en la provincia de Luhansk, 70 kilómetros más al este, Slovyansk podría ser el siguiente blanco.

Otro soldado que se alistó cuando comenzó la invasión, dijo que las fuerzas ucranianas simplemente no tienen armamento para resistir al arsenal superior del Ejército ruso.

Se intensifican los ataques

Conforme se acerca la línea del frente, se intensifican los ataques sobre la ciudad. Tres cuartos de los habitantes que había antes de la guerra han huido de Slovyansk, pero el alcalde dijo que aún queda demasiada gente, incluidos muchos niños. Les insta a evacuar. Pasa los días coordinando la ayuda humanitaria y reforzando las defensas de la ciudad.

Cada vez más, se ve entre los trabajadores de emergencias en lugares bombardeados. The Associated Press siguió a Lyakh y presenció hace poco lo que las autoridades describieron como un ataque de bomba racimo en una zona residencial. Una persona murió y varias resultaron heridas.

El alcalde dice que ahora caen proyectiles al menos cuatro o cinco veces al día y el empleo de bombas de racimo ha aumentado en la última semana. Aunque sigue siendo optimista de que las fuerzas ucranianas puedan mantener al enemigo a raya, también tiene claras sus opciones.

“Nadie quiere que le capturen. Cuando haya un peligro inminente de que las topas enemigas entren en la ciudad, tendré que irme”, dijo.

Lykah dijo que no puede permitirse relajarse, ni siquiera unos minutos.

“Es emocionalmente difícil. Uno ve gente que muere y resulta herida. Pero sin embargo, comprendo que este es mi trabajo y que nadie más que yo y la gente a mi alrededor puede hacerlo”, dijo.

Una mañana de la semana pasada, Lykah visitó un bloque de apartamentos que había sido atacado durante la noche. La mayoría de las ventanas en el edificio estaban reventadas, las puertas estaban rotas y abiertas y un cable eléctrico quedó cortado.

El mismo edificio fue atacado en 2014, cuando un proyectil dejó un gran agujero en la sexta planta y muchos residentes sufrieron huesos rotos.

Apenas unos adolescentes

Estos soldados eran apenas adolescentes cuando separatistas prorrusos tomaron la ciudad durante tres meses. La breve ocupación de 2014 aterrorizó Slovyansk, donde decenas de funcionarios y periodistas fueron retenidos y se produjeron varios asesinatos.

Para recapturarla, el ejército ucraniano asedió la ciudad y se produjeron intensos combates y ataques.

“En realidad, la guerra nunca se fue de Slovyansk. no salió de la cabeza de la gente”, dijo Tetian Khimion, coreógrafa de 43 años y que ha convertido una tienda de pesca en un centro logístico para unidades militares locales.

“Por un lado es más fácil para nosotros porque sabemos cómo es. Por otro, es más difícil para nosotros porque llevamos ocho años viviendo así en suspenso”, señaló.

Slovyansk es una ciudad de lealtades divididas. Allí viven muchos jubilados, y no es inusual oír a los habitantes mayores expresar simpatía por Rusia o nostalgia por el pasado soviético. También hay desconfianza hacia el ejército y el gobierno ucranianos.

Tras un ataque reciente a su bloque de apartamentos, un vecino llamado Sergei dijo que creía que el ataque era ucraniano.

“No soy prorruso, no soy proucraniano. Estoy entre medias”, dijo. “Tanto los rusos como los ucranianos matan civiles, todo el mundo debería entender eso”.

No pueden ocultar frustración

El jueves, un grupo de residentes ancianos no podía ocultar su frustración después de que la explosión de una bomba rompiera su tejado y reventara sus ventanas.

Ucrania, señaló un hombre que no dio su nombre, “dice que nos protege, pero ¿qué clase de protección es esta?”.

“Se arrodillan ante ese Biden, ¡que se muera!”, exclamó su vecina, Tatyana, en alusión al presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Después de 2014, dijo Khimion, se volvió más fácil saber “quién es quién” en Slovyansk. “Ahora se ve fácilmente: estas personas apoyan a Ucrania, y estas personas apoyan a Rusia”.

Después de la ocupación de 2014, señaló, no se hizo suficiente para castigar a las personas que colaboraron en favor de Rusia para impedir que la situación se repitiera. “Por eso no podemos negociar, tenemos que ganar. De lo contrario será un proceso sin fin. Seguirá repitiéndose”, dijo.

Un trabajador recuerda el ataque

Andrey, un trabajador fabril de 37 años que vive en el edificio desde hace 20 años, recuerda el ataque y la ocupación. Las fuerzas separatistas, dijo, “hicieron y tomaron lo que quisieron”.

En su círculo hay personas con opiniones dispares sobre Rusia.

“Los que han sufrido comprenden que esto es lo que significa el ‘mundo ruso’: significa casas rotas, autos robados y violencia”, explicó. “Hay algunos que extrañan la Unión Soviética, que creen que todos somos un pueblo, y no aceptan lo que ven con sus propios ojos”.

En los ocho años desde que se retiraron los separatistas, dijo, la vida ha mejorado sensiblemente en Slovyansk.

La estatua de Vladimir Lenin que había en la plaza central ha sido retirada. Se renovó la infraestructura de agua y electricidad. Se construyeron nuevos parques, plazas y centros médicos.

“Se nos devolvió la civilización”, dijo Andrey.

En el centro de distribución militar, los jóvenes soldados hablaban con melancolía sobre sus vidas antes de la invasión.

“Tenía un coche genial, un buen empleo. Podía viajar al extranjero tres veces al año”, dijo el excontable, que tiene previsto quedarse en Slovyansk con los demás a defender la ciudad. “¿Cómo podemos dejar que alguien venga sin más y nos arrebate nuestras vidas?”. 

¿Te gustó este contenido?

  • Te invitamos a descargar la aplicación de EL INFORMADOR en donde tendrás acceso a este y otros contenidos de INFORMAPLUS. Prueba 10 días de manera gratuita ingresando a este link para la descarga. https://bit.ly/3mHhcdK
  • INFORMAPLUS ofrece una experiencia de lectura única, jerarquizada y editada como en nuestra versión impresa, pero con los valores y herramientas de una versión digital hojeable como leerlo en formato de página o por nota, marcar o compartir tus favoritos, copiar contenidos e incluso, si lo prefieres, escucharlos.
  • Además de materiales exclusivos, la suscripción incluye acceso a las ediciones de EL INFORMADOR, Gente Bien, Aviso de Ocasión y Suplementos.
  • Con INFORMAPLUS además formarás parte de CÍRCULO INFORMADOR, el programa de beneficios exclusivos para suscriptores de EL INFORMADOR

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones