Viernes, 09 de Diciembre 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

¡YA MERO LLEGA L’HORA!

Por: José M. Murià

¡YA MERO LLEGA L’HORA!

¡YA MERO LLEGA L’HORA!

Está a punto de suceder en nuestro país algo novedoso y por demás interesante. Quienes son refinados le llaman “inédito”…

El 1 de agosto se abrirán no sé cuántos miles de casillas para que los mexicanos acudamos a contestar una sola pregunta que puede zangolotear más la ya agitada vida de nuestro país. 

Encarrerados con la pasada elección ahora responderemos si estamos de acuerdo o no en que se investiguen y se juzguen hechos de políticos que otrora fueron de primera línea, lo que incluye, por supuesto, a los expresidentes de la República, que vienen siendo el objetivo principal. 

No repito la pregunta que se le hará a la ciudadanía, definida por la Suprema Corte de Justicia, porque correría el peligro de rebasar el espacio que me establece este periódico y no poder decir nada más. Pero es el caso de que muchos la esperan con ilusión y están prestos a “lanzar la primera piedra”, pues se consideran libres de culp’a. Pero también los hay que, desde ahora, se muestran reticentes a la “consulta” seguramente porque “tienen cola que les pisen” y temen posibles complicaciones con la justicia.

Aquellos que viven embebidos con los gringos, pueden estar satisfechos, pues en Estados Unidos y especialmente en California, tales interrogatorios a la población están a la orden del día, incluso para temas de poca monta. Pero, lamentablemente, el contingente en contra, como muestra de lo generalizada que está la corrupción en nuestro país, también es numeroso. 

Llaman la atención, por débiles, algunos de los argumentos en contra: que si la consulta es una perdedera de tiempo; que si es un dispendio innecesario; que lo mejor es cubrir con un tupido velo los desfiguros del pasado y no menearle al estiércol, incluso me ha tocado oír por ahí que dicha consulta es ilegal. Nada más falso.

El costo de 500 millones es una bicoca junto al costo del Instituto Nacional Electoral, en el que incluso se perciben ingresos superiores a los del Presidente… y una miseria junto a lo que se reparte entre los partidos políticos.

Podemos suponer que resulte saludable ventilar una parte de nuestro oculto pasado. De hecho es parte del valor  de la Historia. No cabe duda de que será un paso para que nuestra conciencia colectiva goce de mejor salud. 

No por ser la primera vez que se lleva a cabo una  consulta de esta índole, se debe descalificar. Recuerdo que, en la época colonial a ciertos funcionarios se les aplicaba obligatoriamente el llamado Juicio de Residencia, en el cual se valuaba su gestión y, sobre todo, se tomaban en cuenta las acusaciones que hubiera en su contra. Algunos de tales juicios resultaron ser oro molido para los historiadores. 

Me imagino que poner en la báscula a Calderón o a Peña Nieto, o a otros que alguna vez estuvieron en el candelero, y que expliquen la razón de muchas acciones que nos dejaron muy inquietos, puede resultar sumamente enriquecedor para todos.

Creo que debemos tomar en serio la consulta que viene.

jm@pgc-sa.com

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones