Jueves, 22 de Abril 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Teorías de justicia

Por: Cesáreo Escobedo

Teorías de justicia

Teorías de justicia

Mi buen amigo, el licenciado Fernando Padilla y yo normalmente discutimos ideas y grandes personajes de la historia. Hace unos días me preguntó si sabía algo del filósofo John Rawls. Siendo honesto, sí había escuchado de Rawls pero nunca me había dado a la tarea de estudiar sus ideas sobre la justicia.

John Rawls fue un filósofo estadounidense del siglo XX. Ha sido de los profesores de filosofía política más reconocidos en la universidad de Harvard y es autor del célebre libro, Teoría de la justicia, mismo que fue publicado en 1971. Rawls se enfocó en usar el poder de las ideas para cambiar el mundo en el que vivía, que percibía como “injusto”. Partió sus teorías de la idea de que las decisiones propias siempre son mejores cuando las personas se abstraen de la colectividad, siendo esto, que una decisión será mejor si se toma por sí mismo y sin influencias externas. De esta manera, para él las personas pueden llegar individualmente a la afirmación de la moral más verdadera.

Dentro de su teoría, Rawls presenta una idea sumamente interesante: el “velo de la ignorancia”. Para poder comprender esto, debemos imaginarnos a nosotros mismos en un estado consciente e inteligente antes de nuestro nacimiento sin saber en qué condiciones vamos a nacer. Estando en esta situación, no sabríamos el tipo de padres que tendríamos, en donde naceríamos, nuestra etnicidad, entre otros factores. Es aquí cuando Rawls se pregunta: si no supiéramos nada sobre las condiciones en las que vamos a nacer, ¿en qué sociedad nos sentiríamos seguros de entrar?

Cualquier participante del experimento del “velo de la ignorancia” querría entrar al mundo con ciertas bases, entre estas escuelas de buen nivel, servicios médicos eficientes, accesos a la justicia para todos y una vivienda digna. Con esto, llegó a la conclusión que cualquier participante querría nacer en una sociedad equitativa y justa, que no necesariamente vaya de la mano con los efectos de un país neoliberal ni el sueño americano.

A través del “velo de la ignorancia”, aquellos  afortunados deben recordar que el privilegio no exime de la empatía y la acción. En un país como México serían muy pocas las personas que serían favorecidas al ejecutar el velo de ignorancia. Lamentablemente, la mayoría de las personas entraría a la vida con carencias económicas fuertes, sin acceso a la justicia y con oportunidades educativas sumamente limitadas.

Por medio de estas ideas sabemos en qué tipo de sociedad queremos vivir y recordamos que el ser y el deber ser son mundos paralelos. Si hoy fuéramos a nacer, probablemente a nadie le gustaría jugar con las probabilidades de nacer en condiciones favorables en México. El privilegio en nuestro país es escaso y las injusticias, interminables.

Temas

Lee También