Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 20 de Mayo 2018
Ideas |

Tapatío en la “cima de América”

Por: Alfonso Arzápalo

El Aconcagua es una montaña ubicada en la Provincia de Mendoza, República Argentina, en la Cordillera de Los Andes, con altura de seis mil 960.8 metros sobre el nivel del mar, el más alto después de los Himalayas, en Asia y  la cima más elevada de América.

Es una montaña muy visitada por montañistas de todo el mundo, en número de siete mil entre los meses de diciembre a marzo, la primera ascensión fue en 1897, liderada por el británico Edward FitzGerald.

Tiene el índice de mortalidad más alto, esto por la falta de preparación y falta de equipo adecuado para soportar temperaturas de más de 22 grados bajo cero como mínimo,  y con todas estas dificultades y obstáculos un joven tapatío se aventuró y emprendió a la hazaña de conquistar la “Cima de América”.

Juan Carlos Padilla Ramírez “El Oso”

Nacido en Guadalajara, Jalisco, con 36 años, socio del Club Atlas Colomos, que demuestra una vez más la diversidad de disciplinas o locuras dentro de los integrantes de dicho club.

¿Cómo se inició en esta locura? Desde niño tuvo un gran gusto por el campismo, por la naturaleza; el bosque y las montañas eran su inspiración, e inició con escalada en roca, pero siempre tuvo la inquietud de dominar las montañas.

Desde hace tan sólo tres años inició su sueño formalmente, al comprar equipo, documentarse, unirse a grupos con las mismas ilusiones, y buscando conquistar primero las montañas de México, y sobre el primero, que fue el Cerro Viejo, dice: “me fue muy mal , estaba poco preparado, pero después subí con éxito el Nevado de Colima y eso me motivó para mayores empresas”.

En esa primera experiencia se acompañó de su esposa Claudia y de Carlos Miguel Ortega, el 23 de enero de 2014; en marzo de 2015 subió a la cima del Nevado de Toluca y y no existió nada que lo detuviera.

Con la idea del Aconcagua, iniciaron con el entrenamiento el “Oso” y Miguel, porque Claudia se lastimó las rodillas y ya no les siguió las locuras. De nuevo el Nevado de Toluca, el Iztaccihuatl, el Pico de Orizaba, la montaña más alta de México con cinco mil 650 metros, fueron las montañas que subieron. “Aprendimos a ser rápidos y ligeros, sólo con el equipo necesario y con la ayuda de una preparación física adecuada después de un año, estábamos listos para el Aconcagua”.
 
El Aconcagua

“Es una montaña que está dentro del reto de las siete cimas del mundo, es una ruta muy larga con un ambiente desértico. Lo complicado son los fuertes vientos y las temperaturas extremas, a menos de 25 grados, mucho deshielo, éramos nueve personas, sólo dos mexicanos. Iniciamos el 17 de diciembre, el campamento básico el 22, campamento de uno al dos, al tres para proyectar la cima. El día 29 iniciamos a las tres de la mañana, tardamos ocho horas para llegar y de los nueve, sólo llegamos cinco, al fin al ‘Techo de América’ a las dos de la tarde”.

Fue un año de preparación y 13 días de ascenso para completar la hazaña o ¿locura?, ¿es fácil?

Pero esto no parará ahí, el sueño siguiente son los Himalayas.

Temas

Lee También

Comentarios