Domingo, 05 de Diciembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Simulación: ser y parecer

Por: Diego Petersen

Simulación: ser y parecer

Simulación: ser y parecer

Dicen los toreros que no basta con serlo, también hay que parecerlo. En política la máxima es doblemente importante, pues uno de los símbolos máximos del poder es justamente el derroche, la riqueza, la capacidad de convocatoria, hacer aquello que otros no pueden. La austeridad y el poder acaban siempre en pleito, se contraponen. Para López Obrador el desprecio al lujo es una declaración de principios. Para los poderosos, da igual de qué partido vengan, el poder que no se ostenta no es poder. Por eso resulta tan difícil la congruencia para los actuales funcionarios, colaboradores de un gobierno que pretende combatir la corrupción más a través de los símbolos que de la realidad.

Buscando que su boda fuera lo más discreta posible, dos funcionarios, Santiago Nieto, jefe de la Unidad de Inteligencia Financiera -el temor de los capitales mal habidos de este país-, y Carla Humphrey, consejera recién nombrada del tan cuestionado por honoroso Institutito Nacional Electoral (INE), decidieron casarse en Guatemala, lejos de los reflectores, cuando todo el país estaba atento al gran premio de la Formula1 en Ciudad de México y a la pelea de “El Canelo”. Hasta parecía una buena idea. Pero todo salió mal, porque la boda no era una cosa pequeña, porque los invitados no eran discretos, porque aunque la fiesta del poder se trasladó a Guatemala, seguían siendo exactamente los mismos haciendo lo mismo. Bastó que algo se saliera de lugar, un invitado a borde de un avión privado que no declaró el exceso de efectivo, para que todo el castillo de la pureza se derrumbara y salieran a la luz los excesos, los lujos, la duda sobre la austeridad como discurso articulador del gobierno de López Obrador.

El golpe a la credibilidad de Santiago Nieto no es menor. No porque no tenga derecho a casarse como él quiera, gastar lo que él tenga e invitar a quien él desee, sino porque el evento contradice en sí la esencia de la Unidad de Inteligencia Financiera y lo que dice perseguir: la simulación. La UIF ha sido hasta ahora el símbolo del combate a la corrupción, el arma, por momentos más simbólica que real, contra la gran corrupción, la que implica grandes movimientos de dinero.

Santiago Nieto no es el primer funcionario cercano a López Obrador envuelto en este tipo de escándalos. Los otros, César Yáñez o Julio Scherer, por citar dos ejemplos de personajes realmente cercanos al presidente, fueron removidos. Se fueron no por ser lo que eran, sino por no parecer lo que el presidente quería que parecieran. ¿Será el mismo destino para Nieto?

El evento contradice en sí la esencia de la Unidad de Inteligencia Financiera y lo que dice perseguir: la simulación

Temas

Lee También