Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

Silencio exigido

Por: Aurelio López Martínez

Silencio exigido

Silencio exigido

El ambiente político que se vive en Estados Unidos no sólo se discute en Gobierno sino en todo el espectro social y el deporte no es la excepción.

Desde que fue inaugurado Donald Trump como el cuadragesimoquinto presidente de su nación, las protestas en diferentes disciplinas del deporte han explotado y la importancia que les da el presidente las convierte relevantes.

Todo inició cuando el ahora desempleado mariscal de campo de los 49ers de San Francisco, Colin Kaepernick, se rehusó a permanecer de pie durante el himno nacional, como protesta a la creciente ola de brutalidad policiaca en las ciudades internas de nuestro país vecino.

La protesta que no tenía nada que ver con la elección presidencial fue sometida a críticas por parte del ahora presidente y de algunos medios de comunicación, pero sólo lograron reclutar a más atletas a compartir sus ideales.

La última víctima que ha cobrado esta persecución a aquellos que hacen de conocimiento público su descontento con Donald fue la estrella de los Cavaliers de Cleveland, LeBron James.

El basquetbolista comentó en una entrevista para el medio digital “Uninterrupted” su postura respecto a la presidencia de Trump, criticando el poco interés que tiene el presidente para las personas de su país y en especial a ciudadanos de color.

Poco después de que la entrevista se hiciera pública Fox News utilizó su plataforma para atacar al atleta y sugiriendo que mantenga sus opiniones políticas para él y que se cierre la boca y juegue al basquetbol.

James logró atraer a más deportistas al movimiento sin agredir a nadie, simplemente contestando en redes sociales con #wewillnotshupanddribble y argumentando que su posición como atleta y figura pública le da la plataforma para expresar y compartir cualquier ideal aun así el hecho ofenda a algunos.

El deporte no tiene por qué sufrir por polémicas políticas y mucho menos los atletas que hacen el deporte tienen que ser obligados a callar sus opiniones.

Espero que el Gobierno y algunos medios aprendan de la lección y no traten de silenciar a los atletas llamándolos ignorantes o malagradecidos; esto sólo enciende a más individuos a levantar la voz.

Preguntas y comentarios maddinformador@gmail.com

Temas

Lee También

Comentarios