Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 23 de Febrero 2019

Ideas

Ideas |

“Se matan entre ellos” o la justificación de la guerra 

Por: Rubén Martín

“Se matan entre ellos” o la justificación de la guerra 

“Se matan entre ellos” o la justificación de la guerra 

A pesar de su discurso de “refundación” del Estado, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, terminó compartiendo la misma noción de la violencia organizada que padecemos en la Entidad con el viejo discurso de que “se matan entre ellos”.

En rueda de prensa el miércoles 2 de enero, Enrique Alfaro declaró: “Hay que entender qué tipo de violencia se está dando. Las ejecuciones que se están dando como parte de las disputas del crimen organizado, son un tema que genera un ambiente de violencia, sí claro, pero se están matando entre ellos. Esa es la realidad de la enorme mayoría de las ejecuciones que hay en Jalisco; la enorme mayoría, más de 90 por ciento”.

La postura de Alfaro es preocupante y peligrosa porque termina por convertirse en una especie de justificación de la violencia y la guerra que vivimos en Jalisco y en México. Es preocupante esta narrativa de explicación de la violencia, porque al señalar “se están matando entre ellos” parece indicar que esas muertes no son tan importantes por tratarse de personas que pertenecían a una agrupación del crimen organizado. No es mi intención hacer una apología de los negocios del capitalismo ilegal y de su violencia asociada, pero no debemos olvidar que todas las muertes deberían importar.

Pero si uno revisa información oficial sobre el trabajo de investigación de homicidios intencionales en la Fiscalía de Jalisco, la afirmación de Enrique Alfaro no puede tener sustento, dado que apenas se consigna y detiene a 8% de homicidas intencionales, por lo que la mayoría de los crímenes violentos no se sabe a ciencia cierta cómo o por qué ocurrieron. Entre enero y junio de 2018 se abrieron 699 carpetas de investigación, de las cuales apenas 133 terminaron con un detenido y del total de crímenes sólo se dictó sentencia contra tres personas (Mural, 20 agosto 2018). En 2017 hubo mil 369 carpetas de investigación por homicidio doloso y sólo 112 terminaron con la consignación del detenido (8%) (EL INFORMADOR, 15 agosto 2018). Los niveles de impunidad son mayúsculos.

Además la declaración de Alfaro es desafortunada porque se da en el contexto del pico de la guerra que vivimos en el Estado. A la espera de que se den a conocer las estadísticas finales, 2018 apunta a ser el año más violento de la historia reciente de Jalisco.

La declaración de Alfaro apuntala la narrativa de que vivimos una violencia entre bandas del crimen organizado, lo que deja mal parado a un Gobierno que no puede contenerlos. Pero la experiencia que tenemos en México es que la división entre crimen organizado y Estado no son claras en el país, al contrario, existe la evidencia de que la violencia organizada que existe, forma parte de los negocios del crimen organizado que siempre cuentan con protección del poder político para su realización.

Necesitamos comprender el tipo de violencia organizada y guerra que vivimos en México más allá de la retórica falsa de que estamos en una “guerra contra el crimen organizado”. Es una falacia que se debe combatir si es que queremos parar esta guerra que afecta a toda la sociedad. 

rubenrubenmartin@gmail.com

Temas

Lee También

Comentarios