Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 22 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

Rusia o Estados Unidos

Por: Carlos María Enrigue

Rusia o Estados Unidos

Rusia o Estados Unidos

Parecería una pregunta propia de 1970 ¿de quién nos hacemos amigos? ¿de los rusos o de los americanos? Y es que cómo se podrá haber dado cuenta, se dice que las elecciones presidenciales mexicanas del año que viene sufren serias amenazas de ser influidas por el coco moderno, es decir, el ejército de trolls cibernéticos de Vladimir Putin.

A esto ha habido reacciones variadas, que incluyen quienes niegan de entrada todo posible interés por parte de los rusos en nuestro país, lo cual pues no suena tan aberrante puesto que montar una operación en toda regla para afectar la vida democrática de un país no debe ser un tema de enchílame otra y, por lo mismo, la expectativa de retorno de quien lo hace debe ser alta, por ello vale la pena preguntarse si es que somos lo suficientemente interesantes para Rusia.

Ahora bien, asumiendo que lo fuéramos y que se echara a andar la maquinaria de redes sociales y fake news, habría que preguntarnos a favor de quién se haría y por qué. Mucho se ha dicho que sería en favor de López Obrador y tendría por fin el desestabilizar no tanto a México, sino la relación bilateral con Estados Unidos a quien, en mayor o menor medida, sí le somos importantes.

Pues bien, ya que tenemos como premisas que Rusia sí tiene interés por nosotros y que usará sus medios para beneficiar a López Obrador, sigue preguntarse qué tanto impacto tendría la actividad rusa, pues no olvidemos que se trata de ataques vía internet.

Por ello tendríamos que preguntarnos qué porcentaje de la población tiene en primer lugar acceso a internet, y pese a que ha aumentado exponencialmente éste, habría que ponderar si es que estamos en escenarios comparables a otras elecciones donde se dice que han tratado de influir los rusos, como el en referéndum británico, las elecciones francesas o el referéndum catalán.

Posteriormente debemos reflexionar qué parte de dicho porcentaje tiene redes sociales, lo cual nuevamente, si bien es alto dentro de los usuarios de internet, no podemos hablar en términos absolutos. Igualmente debemos excluir dentro de los usuarios de internet y redes sociales a todos aquellos que no pueden o no van a votar, por ejemplo los menores de edad; con ello, se habrá reducido sustancialmente el universo de la muestra.

Hecho, todo lo anterior serviría también el analizar la demografía social de los usuarios de internet y redes sociales, enfatizando que los mexicanos más pobres – que fue a quienes se perfilaron las campañas de desinformación en las elecciones americanas – todavía están muy lejos de tener acceso regular a estos medios electrónicos y surte más efecto una campaña de lonches y frutsis.

Por tanto, debemos tener en su justa medida lo que ciertamente es una posibilidad y dirá mucho de nosotros si en aras de liberarnos yugos históricos aceptamos la violación de nuestra soberanía entregándosela a alguien más. Como sea, una cosa queda clara, a lo largo de la historia de este país se compite por la influencia americana o de alguien más, rara vez se pretende ser verdaderamente independiente.

Temas

Lee También

Comentarios