Sábado, 22 de Enero 2022

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Revivir el centro

Por: Diego Petersen

Revivir el centro

Revivir el centro

La nueva administración de Guadalajara tiene una obsesión: regresar a los tapatíos al centro. El diagnóstico es que el centro no necesita más obra, sino contenidos. Y no es que la infraestructura esté al cien, siempre habrá una banqueta que reparar, un alumbrado por mejorar, un drenaje que cambiar, pero el problema más grave a resolver hoy es el abandono.

Dos factores recientes acrecentaron el abandono del centro histórico. Uno es sin duda la pandemia, que golpeó a toda la ciudad, pero particularmente al tipo de comercio y actividades que se realizan en el centro. El otro, la administración fallida de Ismael del Toro. Fueron circunstancias particulares las que provocaron la mala administración, es cierto, pero muchas de ellas autoinfligidas: un alto endeudamiento, heredado de la administración de Enrique Alfaro, que tuvo al ayuntamiento maniatado; poca concentración del alcalde en las labores de la gestión municipal; más atención de los funcionarios a la búsqueda de la reelección que al ejercicio de gobierno y, finalmente, un interinato muy largo y con poca capacidad de decisión por parte de Eduardo Martínez Lomelí. El resultado fue poco afortunado para la ciudad y particularmente para la zona centro que cayó en una especie de letargo por abandono.

El reto que se ha propuesto Pablo Lemus no es menor. Llevar a los tapatíos al centro y darle nuevos usos al corazón de la ciudad no es fácil. Los eventos navideños, los conciertos de mariachis el fin de semana, el regreso de la banda al kiosco de Plaza de Armas y el espectáculo de proyección sobre la fachada de catedral son un buen inicio. Sin embargo, para que el centro “se ponga de moda” como lo pretende el alcalde, para que los tapatíos de todos los rincones de la ciudad “quieran ir al centro” y no solo “tengan que ir al centro” se requiere de elementos que atraigan -contenidos y cosas que hacer- pero sobre todo elementos que retengan. Dicho en otras palabras, el centro no va a revivir si los tapatíos lo vemos como un destino turístico para ir una vez, para que reviva el centro, tenemos que sentirlo, gozarlo, apropiarlo, habitarlo.

Si queremos que esto suceda hay que atender con urgencia dos cosas: movilidad y seguridad. Si bien el acceso al centro es hoy mucho más amable en el Tren Ligero, la falta de atención a los temas viales -autos estacionados donde se les antoja, estrangulamiento de calles, semáforos mal sincronizados, invasión de banquetas- hacen intransitables algunas zonas. Pero el reto mayor es la seguridad. El robo a personas, fundamentalmente de celulares, ha generado que para muchos tapatíos las calles del primer cuadro sean territorio comanche.

Revivir el centro requiere políticas públicas intensas, pero sobre todo sostenidas. Si cada alcalde reinventa el hilo negro, este esfuerzo será otra llamarada de petate más.

El reto que se ha propuesto Pablo Lemus no es menor. Llevar a los tapatíos al centro y darle nuevos usos al corazón de la ciudad no es fácil.
 

Temas

Lee También