Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 21 de Julio 2019
Ideas |

Responsabilidad compartida

Por: Laura Castro Golarte

Responsabilidad compartida

Responsabilidad compartida

Desde fines del año pasado he seguido de cerca la información relacionada con la migración, especialmente a partir del acuerdo de diciembre con países centroamericanos que implica el diseño e instrumentación de un nuevo modelo migratorio, una propuesta de México para atacar las causas y evitar, reducir por lo menos, los flujos migratorios y, con ello, los problemas graves y dolorosos asociados a este fenómeno.

En la columna del 29 de diciembre de 2018 me referí específicamente a ese acuerdo, uno de los primeros tomados por la administración de Andrés Manuel López Obrador y escribí en su momento que el plan era observado por la Unión Europea (dejó aquí enlace con ese texto: https://www.informador.mx/ideas/Nuevo-modelo-migratorio-20181229-0030.html) dada la combinación de acciones e iniciativas que podía repercutir, efectivamente, en la inhibición de los flujos migratorios, un asunto crítico en el Viejo continente. Entre otros anuncios, en aquella fecha, hace casi siete meses, se informó de una inversión por 25 mil millones de dólares en diversas obras para generar empleos en la región, tanto en Centroamérica, especialmente Honduras, El Salvador y Guatemala, como en los estados de la frontera Sur de nuestro país.

También comenté que ante la abundancia de información había muchos temas que se quedaban rezagados, como este en particular, y no eran valorados en su justa medida en términos generales; es otra de las razones por las que he estado atenta y bueno, en los últimos días, otra vez, han surgido novedades, pero tampoco han encontrado mucho eco pese a su relevancia, salvo la nueva amenaza trumpiana de empezar con redadas a partir de mañana para capturar migrantes sin papeles.

Las novedades a que me refiero son sobre todo dos: la primera es que en la reunión del G20 a la que asistió el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, México propuso la inclusión del tema migratorio en la agenda, en una carta del Presidente que el secretario entregó a los asistentes. Sobre la base de la responsabilidad compartida, el modelo mexicano se centra en actuar enfocados en las causas de los grandes movimientos migratorios en el mundo, este fue el principal argumento para que se incluyera el tema entre los asuntos a tratar; y la respuesta favorable fue en los siguientes términos: “los grandes movimientos de refugiados y migrantes son una preocupación mundial con consecuencias humanitarias, políticas y económicas, enfatizamos la importancia de las acciones compartidas para abordar las causas profundas del desplazamiento y responder al crecimiento de las necesidades humanitarias”.

Antes de esto, cuando las negociaciones para evitar la amenaza arancelaria de Estados Unidos, se volvió a hablar del modelo migratorio mexicano y los compromisos del vecino del Norte por financiar el desarrollo en la región; la cuestión es que, con respecto a este tema, vinculado con los 25 mil millones de dólares anunciados desde diciembre del año pasado, en esta semana se registraron avances con datos más concretos de cantidades y proyectos que se impulsarán en el corto y mediano plazo para la generación de empleos bien pagados en Centroamérica y el sur de México.

Estuvo en la SRE, Ryan Brennan, el director de Operaciones de la Corporación en Inversión Privada en el Extranjero de Estados Unidos, la OPIC (por sus siglas en inglés) y ya se firmaron los primeros avances que implican inversiones iniciales por casi 500 millones de dólares. Se firmaron dos cartas de interés relativas a financiamiento de dos proyectos: una por 250 millones de dólares para la construcción de una planta de licuefacción de gas natural y otra por 240 millones de dólares para la instalación de una planta de energía eólica en la región. De la primera, se detonaría una inversión por 150 millones de dólares más y, de la segunda, 80 millones de dólares. Estos son apenas los dos primeros proyectos, los más encaminados para iniciar próximamente, pero en total está involucrada una inversión, ya anunciada, por cuatro mil 800 millones de dólares, de los cuales, poco menos de la mitad están destinados a proyectos en el sur mexicano.

Son buenas noticias, se trata de acciones de fondo que no se han abandonado con la idea de lograr efectos de largo plazo y con cierto carácter de permanencia. La concreción de acuerdos, las reuniones, las reiteraciones incluso, sobre el modelo migratorio mexicano y los compromisos se empiezan a cumplir, siempre con la mira puesta en la atención a las causas y la responsabilidad compartida. 

(lauracastro05@gmail.com)

Temas

Lee También

Comentarios