Sábado, 06 de Junio 2020
Ideas |

Reforestar, más que sembrar arbolitos

Por: Diego Petersen

Reforestar, más que sembrar arbolitos

Reforestar, más que sembrar arbolitos

Las grandes obras generan daños colaterales, uno de los muy evidentes es la destrucción de masa forestal. Igual, los efectos positivos en calidad de vida y calidad de aire son innegables. Ni modo, hay que tumbar árboles para poder tener un sistema de transporte masivo eficiente y moderno. Así sucedió con la Línea 3 y así está pasando con la construcción del Peribús. Esta obra derribará cerca de 5 mil árboles adultos y la promesa es que repondrán casi 15 mil, tres a uno, dicen. Y qué bueno, pero eso no basta.

La burra no era arisca. Si algo hemos aprendido los tapatíos a lo largo de los años es que, en cada obra, pública o privada, perdemos masa forestal. Los constructores suelen prometer, como lo hizo la secretaria de Medio Ambiente el sexenio pasado, Magda Ruiz, con la Línea 3 o ayer el director del Instituto Metropolitano de Planeación (Imeplan), Mario Silva, que repondrán tres a uno el número de árboles. Pero nunca se cumple. Para la Línea 3 prometieron 11 mil y no llegaron ni al 60 por ciento. Para el Peribús prometen casi 15 mil.

Como ex militante ecologista, el director del Imeplan sabe mejor que nadie que no es un problema de número, o no solo de número, sino que se requiere un verdadero plan de reforestación. Plantar tres arbolitos no suple la capacidad de conversión de oxígeno de un árbol adulto. Dicho de otra manera, lo que necesitamos no es una promesa expresada en número de arbolitos sino un verdadero plan de reforestación que nos diga cómo vamos a reponer la masa forestal perdida, en cuántos años la recuperaremos, quién se hará cargo de la supervivencia y en su caso de la reposición de los árboles que mueran, qué especies se van a sembrar, cuál es la capacidad de conversión de oxígeno esperada en los siguientes años y cómo está diseñado el hábitat del árbol para asegurar su desarrollo (medidas de los cajetes, distancia entre árboles, demanda de agua) etcétera.

Obras que requieren una inversión tan grande y tienen efectos colaterales tan importantes deberían tener desde el proyecto ejecutivo un plan y un presupuesto de reposición de masa forestal

Reforestar es mucho más que sembrar arbolitos. Obras que requieren una inversión tan grande y tienen efectos colaterales tan importantes deberían tener desde el proyecto ejecutivo un plan y un presupuesto de reposición de masa forestal. La renovación en el Periférico es la gran oportunidad para demostrar que se pueden hacer las cosas de manera distinta.

PD. Ayer durante un evento académico sobre desaparición de personas organizado por Calas en el centro Universitario de Ciencias Sociales en Belenes se robaron computadoras de participantes de varios países, pero el gobierno insiste en presumir sus grandes avances en seguridad. Ahora sí que como dice el clásico, estábamos mejor cuando estábamos peor.

(diego.petersen@informador.com.mx)

Temas

Lee También