Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 23 de Octubre 2018

Ideas

Ideas |

Premios del… ¿público?

Por: Iván González Vega

Premios del… ¿público?

Premios del… ¿público?

¿Hay público de teatro en Guadalajara? La pregunta es como un uróboros que no se muerde la cola porque está muy ocupado en bostezar de aburrimiento: si no hubiera público, no habría teatro. Punto. Debería recordarlo la comunidad teatrera de este país que está educada en el adagio de Peter Brook acerca de que basta con que alguien haga algo en un espacio vacío y otro más lo mire para que exista el teatro: si alguien mira, es el público.

Otra cosa es que decenas de artistas hayan decidido que tienen demasiado que hacer como para ponerse a buscar al público; que lo importante es su Arte, su Proceso, su Indagación, su Intervención, su Dispositivo, y que no es su responsabilidad preguntar a los ciudadanos de la comunidad en donde vive y trabaja qué clase de servicio esperan del teatro. Un teatrero así creará para sus amigos y su familia, quienes le aplaudirán condescendientes en una o dos funciones, en espera de que siente cabeza y mejor estudie ya algo decente.

Ese teatrero descubrirá un día el misterio del público y, ante el llamado de su arte (y después de peregrinar a la Muestra Nacional según dicta el mandamiento del Profeta), querrá resolverlo todo con un diplomado o con un encuentro o con una metodología; y luego saldrá a la calle, campante, a proclamar que ahora se dedica a “construir públicos” (ingeniería civil), “crear nuevos públicos” (alquimia), “encontrar públicos” (ciencias forenses), “cultivar públicos” (hidroponía), “conocer al público” (epistemología), “educar al público” (puericultura), “lograr públicos cautivos” (hipnosis) o incluso en “hacer al público reflexionar” (yoga) o “confrontar al público con su realidad” (psicoterapia).

A lo mejor vendría bien pensar qué es un público en nuestros tiempos: días de Broncos y Pejes, de narcos y robos violentos por quitarte el celular, días de acoso sexual en la calle desestimado a gritos de “feminazi”, días de dudar de la escuela, del Estado y del empleo. ¿A qué público queremos, por ejemplo, en los teatros, cuando a nuestros foros más bonitos es inseguro llegar si no es en auto? Hay miles de tapatíos en sitios tan lejanos de un teatro, que nomás la idea de viajar una hora en un camión los convence de que es mejor ver “La Rosa de Guadalupe” en casa (luego, si van, a veces terminan por verla en vivo).

Así como no hay un solo tipo de teatro en nuestra ciudad, lo más probable es que no haya un solo tipo de público. Cuando la UdeG entregue este fin de semana los Premios del Público en su primera edición, aportará un dato de tremenda valía al conocimiento de ese nebuloso actor del arte público en Guadalajara. Pero será apenas uno, y muchos otros artistas, profesionales y participantes de las artes escénicas locales tendrán que reconocer su responsabilidad en el asunto. Ignoramos qué es el público del teatro, si existe realmente, si conviene clasificarlo.

¿Los artistas deben trabajar por su cuenta o, sobre todo, pensando en el público? ¿Y en cuál, si resulta que hay más de uno? Un premio del público puede que sea su expresión, una muy divertida, pero no la única. Para saber si tiene más cosas que decir, habría que querer escucharlo.

agoragdl.com.mx

Temas

Lee También

Comentarios