Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 23 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

¿Por qué hay pobreza?

Por: Guillermo Dellamary

¿Por qué hay pobreza?

¿Por qué hay pobreza?

Claro que no es ni el espacio ni el momento para hacer una disertación plena sobre el complejo tema, pero al menos intentaremos dar una idea que nos abra el horizonte. Y se llama la teoría del lingote de oro.

Cuentan que un sabio explicaba a sus pupilos qué sucedería si el conocimiento fuera como un lingote de oro. Si se le quisiera repartir a todos, quedaría disminuido a unas insignificantes partículas que acabarían por no valer nada. Lo más valioso es que se quede como lingote, así es como vale más.  El conocimiento total y pleno vale por sí mismo. Más bien la riqueza está en acumular lingotes,  no en hacerlos laminitas.

De esta manera, el maestro enseñaba que sólo unos pocos pueden poseer los lingotes, ya sea en forma de conocimiento,  de poder o de bienes materiales. No todos pueden tenerlos. Esos que poseen el poder, la riqueza o el conocimiento, son los privilegiados, que forman una élite en el mundo. Entre menos se tiene más pobre eres, concluían sus enseñanzas.

Si lo entendemos de esa forma,  por eso ni el mismo Cristo redentor vino a erradicar la pobreza, sino a darnos la esperanza de un paraíso después de la muerte. Habrá miles de pecadores, pero sólo unos cuantos Santos, muchos los llamados y pocos los elegidos. Unos cuantos apóstoles y una enorme chusma de seguidores.  Pocos serán los privilegiados de conocer la verdad y muchos que tendrán que seguir a los que la conocen.

Los dones y talentos son para unos cuantos, los demás tendremos que aceptar nuestras limitaciones y trabajar las pocas o muchas habilidades con mucho esfuerzo. Seremos muchos los obreros y sirvientes y sólo uno será el patrón y el amo.

El saber y la cultura es para unos cuantos inteligentes y brillantes, y la mayoría viviremos en la ignorancia. Y los famosos de todos los tiempos serán admirados y reconocidos por sus maravillosas obras. Pero nosotros nunca las podremos realizar, más que alguno que otro talento, que surgirá de tiempo en tiempo.

Así muchos seremos los pobres y sólo unos cuantos los ricos, los poderosos y los cultos.  Los demás tendremos que aceptar que no nos ha tocado el privilegio. Y si alguno salta de la pobreza, la ignorancia y la impotencia y consigue llegar a la cúspide por su propia voluntad,  en eso consiste su privilegio. Que de todas maneras sólo unos cuantos poseen.

Los pobres, los ignorantes, los que somos pueblo seguiremos pidiendo justicia y una repartición,  aunque sea a cuenta gotas, de algo de los privilegios que poseen los elegidos.

Hay pobres porque lo mejor se concentra en unos cuantos, como la población se concentra en las grandes urbes y las mejores piezas arqueológicas y de arte en un museo. Sólo resta darnos esperanza de una mejor calidad de vida, a los no privilegiados,  y a luchar mucho para tratar de salir adelante con los recursos que cada uno tenemos.

Y el lingote se queda como tal. 

Temas

Lee También

Comentarios