Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 22 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

Políticas ventajosas

Por: Aurelio López Martínez

Políticas ventajosas

Políticas ventajosas

El Sol cada día está más cerca de calentar el asfalto para dar inicio a una temporada más de la Fórmula Uno. Ya son dos escuderías las que han develado sus monoplazas para competir en 2018. La escudería norteamericana Haas lo hizo a través de un video en redes sociales, mientras que Williams escogió el medio especializado Autosport para hacer público su bólido.

Durante las próximas semanas el resto de la parrilla nos dará a conocer sus herramientas, pero la polémica y declaraciones no han cesado en estas vacaciones invernales. Max Verstappen argumenta que si Red Bull tuviera como motor un Mercedes no existiría competencia, ya que cuentan con el chasis más avanzado. Los comentarios de Max son, en mi opinión, una gran palmada en la espalda a su jefe de diseño, Adrian Newey, y consecuencia de la firma de un contrato millonario por parte de la escudería para retener al piloto.

El tema interesante después de los comentarios de Verstappen son las fuerzas políticas que impiden que un equipo competitivo o dominante ofrezca a sus rivales los motores con los que compiten. McLaren fue el último en verse en una posición obligada por conseguir plantas motor que le dieran la posibilidad de regresar a competir por triunfos, pero la administración del serial negó a la escudería dialogar con Mercedes por miedo de perder a Honda como armadora, sentenciando de facto a McLaren a sufrir en la parte trasera de la parrilla.

Es comprensible que Mercedes, Ferrari y Renault protejan algunos secretos, pero vender o arrendar herramientas claramente inferiores creo que lastima el deporte y la competencia. Mercedes y Ferrari han doblegado el esfuerzo con sus clientes, los italianos prometen a Sauber la última versión de sus motores y Mercedes alargó su relación comercial con Williams y Force India, pero estas decisiones se tomaron con la conciencia tranquila, ya que nunca equiparan a las escuderías con los últimos avances que amenacen su posición dentro de pista.

La Fórmula Uno sólo puede atacar esta ventaja desproporcionada si retoma el tema de costos, para mí es la única política que incentive a las armadoras a comprometer la inversión necesaria para construir un motor competitivo para todos aquellos de la parrilla que puedan pagarlos, de no lograrse un cambio nunca terminaría la eterna división entre los equipos oficiales y los privados. 

Preguntas y comentarios @desdepista 

Temas

Lee También

Comentarios