Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Domingo, 18 de Noviembre 2018

Ideas

Ideas |

Mondragón y Kalb, por ejemplo

Por: Salvador Camarena

Mondragón y Kalb, por ejemplo

Mondragón y Kalb, por ejemplo

Manuel Mondragón y Kalb tiene un gran talento y no, no es el de cantar aunque sea algo que le gusta hacer a la hora de regañar subalternos. Tienes que hay reunión con el jefe, las iniciales del jefe en este caso son MMyK y su cargo es Comisionado Nacional de Seguridad en el naciente Gobierno (es un decir) de Enrique Peña Nieto; y tienes que cuando menos te lo esperas, quién sabe por qué el jefe comienza a reprender a Manelich Castilla, hoy jefe de la Policía Federal, hablándole en forma operística: “Ay, Manelich, Manelich, ya habíamos quedado en otra cosa, Manelich, y tú mira nada más, Manelich” (o algo así).

Dicen los que lo han oído en reuniones de trabajo (es otro decir), que al doctor Mondragón le gusta reunir a la gente y lanzar arengas, o canciones, como las que le dedicaba a Manelich; y acto seguido, listo, cómo ven este reloj, sí me combina con el traje, es que voy a una comida. ¿Están seguros, o mejor este otro reloj? ¿El primero? Ok, ¡ah, cuánta varilla hemos echado hoy, maestro! Vámonos.

Otra persona que le conoce señala que lo suyo-lo suyo no es arrastrar el lápiz, revisar números o afinar la estrategia, que lo que le gusta es el papel de motivador: “órale, compañero, vamos juntos en esta, no me vayas a fallar, caón”. Y la tropa, reconoce quien le ha observado, tomaba a bien ese estilo old fashion.

Sin embargo, pareciera que su más grande talento es subirse a la siguiente ola. Un gran surfista de la política. Hace seis años, Mondragón plantó a los perredistas para irse con los peñistas, y esta semana el colaborador de Peña Nieto apareció entre quienes revisan el tema de seguridad para Andrés Manuel López Obrador.

Pero cabe mencionar que lo anterior no a todos sorprendió, porque cuentan que desde semanas atrás Alfonso Durazo ya lo había adelantado por aquí y por allá. “El doctor Mondragón nos está ayudando con la estrategia”, habrían sido las palabras del sonorense. Y eso sí resulta sorprendente: porque si algo nadie recuerda es la “estrategia” de cuando Mondragón fue comisionado (salvo que se pueda llamar estrategia a aquella puntada de dividir al país en cuadrantes porque “así lo había hecho en la Ciudad de México”).

La inclusión de don Manuel provocó una tormenta tuitera y, aunque remolón, ya salió AMLO a decir que bienvenidas las críticas pero que Mondragón no tiene cargo asegurado en la secretaría de Seguridad Pública. Ustedes dirán, ufff benditas redes sociales, que ya hicieron que el tabasqueño recapacitara.

No tan rápido con su alivio: corre la versión de que lo que Mondragón y Kalb realmente añora es convertirse en el próximo encargado de la cartera de prevención de la delincuencia, que hoy el equipo de transición no parece haber resuelto si se queda en Segob o se va a la nueva secretaría de Seguridad Pública (eso sin mencionar que en PGR y en el secretariado Ejecutivo también hay prevención).

El caso deja dos lecciones, preocupantes ambas. El eventual Gobierno de López Obrador anda muy extraviado en el tema de la violencia, tanto que se dio el lujo de llamar a alguien desplazado en una administración que nunca se caracterizó por correr a los ineficientes.

Y segunda: alguien ya debería explicarle al Peje que no se trata de que agradezca o reconozca las críticas tuiteras y de prensa como si de un gesto magnánimo suyo se tratara. Se trata de que las atienda. En el tema de violencia e inseguridad, y lo mismo en el de Estado de derecho, hay suficientes académicos y organizaciones de la sociedad civil con largo recorrido, digo, para que consulten bien, estudien, armen una estrategia, y no vayan a creer que todo es motivación con voz de tenor.

Ahora bien, si de cualquier manera lo invitan, al doctor Mondragón, pues a ver qué pejista le explica que se supone que en ese Gobierno no va a haber aviones para uso privado. Digo, por aquello de funcionarios acostumbrados, como uno que fue titular de la CNS, a que hasta los helicópteros Black Hawk tuvieran asiento de piel con su nombre bordado y toda la cosa.
 

Temas

Lee También

Comentarios