Jueves, 29 de Febrero 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Memo y Juan

Por: Eugenio Ruiz Orozco

Memo y Juan

Memo y Juan

-¿Cómo estás, estimado amigo? -dice Memo.

-Bien, con mucho frío y alistándonos para la Navidad… En un par de semanas, después de la cena, los niños estarán abriendo sus regalos -responde Juan.

-Los niños y los viejos… je, je, je -apostilla Memo.

-¿Ya sabes qué vas a pedirle al Niño Dios? -pregunta Juan.

-No, pero como todo está tan caro, estoy pensando seriamente en reducir al máximo el compromiso de regalar… -comenta Memo.

-Te encuentro desanimado -dice Juan.

-Sí, además -confirma Memo-, estoy harto de la falta de seriedad de los políticos, con los candidatos que son y acaban por no serlo y con las campañas adelantadas. Encima, me molesta mucho el dineral que se están gastando; son recursos públicos que se distraen de aquello para lo que deben aplicarse.

-A lo mejor son donaciones altruistas -insinúa Juan con ironía.

-¿De quién? -pregunta Memo con inocencia.

-¿”Pos”, de quién? ¡De los poderes informales! ¿De quién más?... Mira Memo, será el sereno, pero mañana se inicia el puente Guadalupe-Reyes y ni modo de perderse las posadas. Además, no me digas que no te hace ilusión recibir un regalito de quienes amas, aunque sea una cosa modesta. La vida está hecha de pequeños detalles. Aprovechando la ocasión, dame luz sobre lo que quieras que te traiga el Niño Dios conmigo -concluye Juan.

-La verdad, en este momento no sé… Tal vez un libro o, más bien, alguna cosita que me recuerde a ti -expresa Memo- ¿Y tú?

-Pues algo “sencillito”: ya le hice mi cartita al Niño Dios y le pedí ser diputado, o de perdis, regidor -dice Juan.

-¡No tienes límites! Seré curioso, ¿por qué partido? -inquiere Memo.

-Eso no importa, el que se acomode. Ya viste, el joven Kumamoto ahora se pintó de moreno y anda de la manita con la Chuman -dice Juan entre risas.

-¡No manches! ¿Y tu nieve? ¿No quieres que también hagan senadora o presidenta municipal a tu señora? Por andar con esas jaladas estamos como estamos. Ya viste cómo les ha ido al tal Samuel y a los norteños de Nuevo León… ¡Es una vergüenza! -exclama Memo.

-Lo que pasa es que ese “huerco”, junto con el tal Dante, salieron a vender cocos en Colima… ¡se pasaron! -argumenta Juan.

-Ya, hablando seriamente -dice Memo-, el costo de la vida está subiendo de manera preocupante, y está bien atender los afectos y cultivar a los amigos, pero pensando en que el próximo año y el siguiente serán muy difíciles, debemos ser cuidadosos con la lana.

-¡Claro! -afirma Juan- Pero parte importante de la vida es disfrutar las festividades navideñas con la familia y los amigos. En estos días, se crea un ambiente de cordialidad muy agradable. Como que le bajamos a la prisa y nuestro espíritu se reconforta. Con la prudencia que el caso amerita, hagamos un paréntesis y disfrutemos con nuestra gente la comida, la música, el traguito y la buena plática. Y no te olvides de mi regalito, que voy volando por el tuyo.

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones