Viernes, 03 de Diciembre 2021

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Memo y Juan

Por: Eugenio Ruiz Orozco

Memo y Juan

Memo y Juan

-Hola, querido Memo ¿Cómo está la familia?

-Muy bien, estimado Juan, aunque hace unas semanas, pasamos las de Caín.

-¡No me digas! -exclama Juan.

-Si, fíjate que a tu ahijada le dio COVID, a Dios gracias, ya está bien, pero tuvimos unos días ¡del carajo! -explica Memo.

-Ya me imagino -comenta Juan y agrega-: Me he dado cuenta de que hay una gran cantidad de contagiados. Parece que ya perdimos el miedo, el problema es que el bicho no descansa. Me he enterado de bastantes casos que pasaron a pérdidas; solo de mi generación, cinco compañeros fallecieron en entre septiembre y octubre.

-¡Pero por viejitos! -ironiza Memo.

-Órale, más respetillo -dice Juan.

-¡Ja, ja, ja! ¡No te calientes! ¡Solo fue un chascarrillo! -comenta Memo entre risas.

-Oye, resulta que ahora López Obrador la agarró contra la UNAM, ¿qué te parece?

-Bueno, él sí que tiene autoridad para hablar de la Universidad, después de catorce años en sus pasillos, sin duda la conoce -dice Memo riéndose.

-Hoy vienes muy filoso -observa Juan.

Solo me llama la atención que el Presidente critica a todos sin verse en el espejo y siempre amanece pensando con quién reñir.

Me acuerdo… -Ilustra Memo -…de aquella señora que todos los días salía de su casa arremangándose la blusa, por lo que cuando alguien le preguntó por qué lo hacía, doña Andrea contestó: ‘Ando buscando con quién pelear.’ El preciso no ve pelo ni color y, como no sobra quién se lo festine, pues un día sí y otro también, su espíritu bélico, su enorme soberbia y su ausencia de sensatez lo acercan cada vez más al ridículo. A ver cómo le va en la ONU.

-¿En la ONU? -pregunta Juan.

-Sí, gracias a la seriedad con la que México desempeñó por décadas su política exterior, se ganó un lugar en el Consejo de Seguridad de la ONU y ahora le corresponde el privilegio y la responsabilidad de encabezarlo, y el Presidente ya anunció su participación en la asamblea general -aclara Memo.

-Pues por el buen nombre de nuestro país, ojalá no salga con un rollo mareador, porque el nivel de audiencia es relevante y se vería pésimo pontificando como en las mañaneras -dice Juan.

-No soy optimista. Ya casi se cumplen tres años de gobierno y no puede presumir que la seguridad haya mejorado, que haya reducido la corrupción, ni que la confianza se haya renovado, y le podemos seguir… -apunta Memo.

-Lo que pasa es que la gente estaba harta de Peña Nieto, y doce años de campaña despertaron la ilusión de un cambio -comenta Juan. -Se pensó que después de darle dos vueltas al territorio nacional, entendería las contradicciones en la sociedad. Lamentablemente, hoy nos damos cuenta de que, así como duró catorce años en la UNAM y no aprendió nada, doce poco le enseñaron…

PD. - Porque la memoria es frágil, en la columna anterior omití a tres entrañables amigos: Héctor Hiram Zavala Ontiveros, Francisco Ayón Zester y Jesús Dilla, a quienes recuerdo con gratitud y cariño.
 

Coronavirus

Temas

Lee También