Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Viernes, 27 de Abril 2018

Ideas

Ideas |

Meade: paseando con dinosaurios

Por: Rubén Martín

Meade: paseando con dinosaurios

Meade: paseando con dinosaurios

Estaba cantado desde hace meses que José Antonio Meade Kuribreña, candidato de la oligarquía, sería destapado como aspirante presidencial del PRI, lo que no estaba previsto es que el tecnócrata empezara su candidatura paseando entre dinosaurios.

Meade (Ciudad de México, 1969) es un economista formado en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), una escuela fundada y mantenida por empresarios que se ha convertido en la principal formadora de la tecnocracia nacional; luego se doctoró en economía en la Universidad de Yale. Ha sido funcionario público desde hace 20 años y prácticamente ha pasado por todas las instituciones financieras del gobierno federal. Es el único político de alto nivel que ha servido en dos sexenios de distintos partidos.

El lunes pasado, luego de que el Presidente Enrique Peña Nieto ratificó el destape al que se le adelantó Luis Videgaray, lo primero que hizo Meade fue dar un paseo con los dinosaurios priistas. Las escenas eran entre vergonzosas y patéticas: el economista formado en Yale coreando las forzadas porras de cetemistas o cenecistas, obligado a ponerse cortabas sectoriales, abrazado por charros sindicales y caciques del campo mexicano que tienen décadas usurpando la representación de trabajadores del campo y la ciudad.

Pero no es casual que la primera actividad de Meade sea un paseo entre dinosaurios. Meade no es priista y seguramente no es apreciado en su base. Pero acostumbrados a la docilidad política, los priistas lo apoyarán.

Meade es en realidad el proyecto político de la oligarquía mexicana, es decir, del grupo minoritario de personas que influye en todos los partidos, en los gobiernos, en los medios, en todas las ramas de la acumulación de capital, en las universidades, en las redes sociales, el crimen organizado y el lavado de dinero. Algunos representantes de esa oligarquía iniciaron y pusieron en marcha una operación política hace unos seis meses, para imponer a Meade como candidato del PRI, de otros partidos satélites, y seguramente de muchos panistas y electores anti-AMLO. No es descabellado que más delante Meade puede recibir el apoyo de Margarita Zavala, al desfondarse su aspiración presidencial.

La oligarquía optó por Meade porque es el político que mejor representa sus intereses, pues proviene del núcleo duro del grupo de tecnócratas que han gobernado e impuesto las políticas económicas desde hace 30 años.

Meade garantiza continuidad de las políticas de libre comercio, privatizaciones, concesiones, y entrega de bienes nacionales a las corporaciones privadas. Meade representa la protección de los intereses de los megamillonarios mexicanos que controlan ramas económicas enteras y la impunidad a la clase política corrupta. Para llegar a Los Pinos requieren del PRI y de sus prácticas. No sólo del folclor del destape y el acarreo. Necesitan sobre todo las prácticas políticas duras de la maniobra del fraude electoral. A Meade se le tratará de imponer en Los Pinos, tal como se impuso gobernador en el Estado de México este año. Con mucho dinero ilegal, miles de votos comprados y uso indiscriminado de recursos y programas sociales. Eso representa el paseo con dinosaurios del joven tecnócrata: la amalgama del proyecto político de la oligarquía y los caciques priistas.

Temas

Lee También

Comentarios