Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Jueves, 16 de Agosto 2018
Ideas |

Mala cosecha, la nueva estafa

Por: Carlos Loret de Mola

Mala cosecha, la nueva estafa

Mala cosecha, la nueva estafa

Llegaron al lugar y era un jacalito. Revisaron de nuevo la ubicación para asegurarse de que no se hubieran equivocado. Pero no. Ahí era. Los investigadores de la Auditoría Superior de la Federación se quedaron sorprendidos: un hombre había recibido 9 millones de pesos de apoyo de la Sagarpa y vivía en un jacalito que no costaba más de mil 500 pesos… eso estaba muy raro.

Comenzaron a jalar la hebra y terminaron descubriendo un complejo entramado que significó el presunto desvío de aproximadamente 3 mil 500 millones de pesos del erario.

Según documentos oficiales de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y lo que me han comentado algunas fuentes cercanas a esta indagatoria, se empleaban tres métodos distintos para presuntamente malversar recursos presupuestales.

El primero es clonar campesinos: se realizan amplios padrones con los nombres y direcciones de los supuestos beneficiarios de un programa de apoyo al campo, sin embargo, la Auditoría encontró que una misma huella digital se repetía cientos de veces en los padrones y los recibos que justificaban la erogación. Eran falsos campesinos. En realidad el apoyo se habría repartido a unos cuantos y lo demás serían firmas patito, huellas clonadas para justificar ante la ASF que la partida presupuestal había llegado a su destino.

El segundo es la doble mesa: llegaba el personal de Sagarpa a los pueblos y establecía dos mesas. En una, el campesino pasaba a firmar que había recibido, digamos, mil 500 pesos de apoyo. Entregaba su credencial de elector y esta era incluso capturada con un método similar al que usaron los aspirantes a una candidatura independiente para recolectar firmas de respaldo. Una vez validado el recibo, el ciudadano pasaba a la otra mesa y ahí era donde, del plato a la boca, presuntamente se caía la mitad de la sopa. Según las denuncias recabadas por la Auditoría, le ofrecían que escogiera: 800 pesos en efectivo o 900 en especie (fertilizante, por ejemplo). Los otros 600-700 pesos se esfumaban en el acto, porque el beneficiario ya había firmado de recibido los mil 500, para que oficialmente la secretaría pudiera justificar el gasto.

El tercero es el mismo que están denunciados de emplear Sedesol y Sedatu, bajo la administración de Rosario Robles: entregar contratos multimillonarios a universidades o institutos del Estado para evadir así las licitaciones y que el dinero terminara en empresas privadas… fachada. Un escándalo de 6 mil 500 millones de pesos que tiene a la secretaria Robles bajo fuego. En Sagarpa, se detectó a través de tres universidades de Zacatecas.

Los tres métodos, detectados en los últimos dos años, apuntarían en la misma dirección: una desorbitada cantidad de dinero en efectivo que se podría manejar discrecionalmente. Una verdadera cosecha de cash, una mala cosecha.

Según mis fuentes en la Auditoría Superior de la Federación, están en la mira dos funcionarios por esta maniobra. Quien les aparece como el operador es el mexiquense Ricardo Aguilar Castillo, quien durante los actos mencionados era subsecretario estrella de Sagarpa. No es descartable que el asunto llegue al que era su jefe, el entonces secretario José Calzada. Los dos renunciaron a sus cargos… para ser candidatos a legisladores por el PRI.

SACIAMORBOS

Esta investigación periodística la presentamos ampliamente esta mañana en “Sin anestesia”, el nuevo noticiario a mi cargo en el 88.1FM en Grupo Radio Centro. Respetuosamente invito a sintonizarlo de lunes a viernes.

Documentos y fotografías que respaldan este reportaje pueden consultarse en: www.carlosloret.com

Temas

Lee También

Comentarios