Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Lunes, 23 de Julio 2018

Ideas

Ideas |

Los gobiernos y la historia

Por: José M. Murià

Los gobiernos y la historia

Los gobiernos y la historia

Los gobernantes muy autoritarios o de plano totalitarios tienen siempre problemas con la historia, de manera que, con frecuencia, nos hablan de cambiarla o de hacer una nueva. Los respetuosos de la voluntad de la población, por el contrario, procuran enriquecerse de ella y utilizarla como fundamento para entender su situación contemporánea y darle cohesión y fortalecer la identidad de sus compatriotas.

Dicho de otra manera: unos pretenden hacer de la historia un instrumento para “legitimar” su irrespetuosa gestión, los otros, promueven el conocimiento del camino andado y el entendimiento de por qué las cosas sucedieron así.

Vale reconocer que México, desde hace mucho —aún con algunas excepciones— ha tenido preferentemente gobernantes que, no tan solo han visto con buenos ojos el estudio de su historia, sino que además la han patrocinado sin cortapisas.

Se ha dado, incluso, el caso de fuertes arremetidas contra visiones gubernamentales por parte de estudiosos que se encuentran bien arraigados en la nómina del Estado. Podría decirse hasta que quienes estudian nuestro pasado viviendo de su propio peculio o del patrocinio de instituciones privadas suelen ser más coincidentes con la voz “oficial” del Estado que quienes se mantienen con salarios de éste…

Debemos reconocer con satisfacción, y pugnar para que siga así, que el Estado mexicano es pródigo en patrocinar el estudio libre de su historia y, con frecuencia, hasta la propia crítica de ésta. Todas las corrientes renovadoras que, en verdad, han producido grandes mejoras del conocimiento de nuestro pasado son producto de instituciones oficiales: universidades, Colegios como el de México, el de Jalisco, el de Michoacán, etc., o el INAH, el CIDE y demás. Ello es signo de buena salud y madurez.

Pero debe preocupar que nuevos líderes cuya tendencia vemos con mucho recelo quienes creemos en el respeto a la naturaleza de la gente, anden pregonando conceptos tales como que van “a cambiar la historia” o van “a escribir una nueva”. En este sentido, me gusta más aquel clamor popular de que “todos juntos seremos la historia” y no de que desde un trono se proceda a decirnos lo que hemos sido y lo que no.

Sentirse con la capacidad de manejar la historia a su antojo resulta ser de una soberbia infinita

Sentirse con la capacidad de manejar la historia a su antojo resulta ser de una soberbia infinita, como la de personajes tales como Hitler, Mussolini, Franco, Stalin, Pinochet, etc., cuyo enorme poder en un momento dado les permitió la imposición de ideas, textos y programas que hicieran la historia a su modo, mismos que resultaron sumamente dañinos para sus “súbditos”; pero a la corta o a la larga, éstos les arreglaron las cuentas. Bien se dice que “con la historia no se juega”. 

Temas

Lee También

Comentarios