Jueves, 30 de Mayo 2024

LO ÚLTIMO DE Ideas

Ideas |

Las dos Méxicos que hoy verá Biden

Por: Daniel Rodríguez

Las dos Méxicos que hoy verá Biden

Las dos Méxicos que hoy verá Biden

Hoy el presidente Joe Biden tendrá la oportunidad de ver dos Méxicos diferentes. Uno, donde observará una cruda realidad y el otro donde disfrutará de la hospitalidad, la atención, la seguridad y la buena comida.

El avión Air Force One estará aterrizando cerca del mediodía en El Paso, Texas, llevando a POTUS (President of the United States) a su primera visita a la frontera con nuestro país. Después de prácticamente dos años de llegar a la Casa Blanca (20 de enero de 2021), Biden atenderá una repetida petición de los legisladores republicanos, que le han solicitado que personalmente se cerciore del drama que se vive en la franja fronteriza y se de cuenta de las necesidades que se tiene al intentar atender la demanda de miles de migrantes que han llegado a suelo nortemaricano y los que se hacinan del lado mexicano.

El presidente Biden está consciente de las históricas caravanas que llegan todos los días a su frontera y la manera como la Patrulla Fronteriza se ve impedida y limitada en contener a miles de migrantes que huyen de la opresión política, falta de libertades y violencia social que se vive en sus países, sobre todo en Venezuela, Haití, Nicaragua y Cuba -además de los mexicanos y otros países centroamericanos que buscan nuevas oportunidades-. Según los datos oficiales, en los últimos meses la llegada de migrantes solicitando asilo y cruzando indebidamente la frontera se ha disparado en un 400 por ciento; en las últimas semanas han sido 238,000 personas las que se han registrado llegando a los pasos fronterizos pidiendo albergue y suman más de 111,000 las peticiones de asilo que se recibieron. Y para tener dimensión del problema, en el 2021 fueron 6,182 los cubanos que solicitaron asilo, mientras que solamente en el último trimestre del 2022 las solicitudes llegaron a las 4,153.

A Biden se le acusa de una débil aplicación de la ley y a políticas mal encaminadas para resolver el problema migratorio, así como no acelerar el proceso en el Congreso del estatus legal para más de 12 millones de indocumentados que desde hace muchos años son parte de la sociedad y la economía estadounidense.  

Aunque sea de ‘lejitos’, pero Biden podrá observar los centros de atención a migrantes en su territorio y el triste panorama que se tiene del lado mexicano, donde miles de migrantes esperan una respuesta a su petición o el momento oportuno para cruzar el río Bravo.

La otra cara de México que observará Biden, será -por decirlo de una manera más agradable- placentera. Estará llegando a un aeropuerto recién inaugurado -Felipe Ángeles-, lo estará recibiendo el presidente López Obrador, tendrán acceso libre -aunque algunos tramos aún no están debidamente terminados de acuerdo al proyecto- por la carretera para dirigirse a la Ciudad de México, y lo más importante, en la ‘bestia’ -automóvil del presidente Biden- estará acompañado por el inquilino de Palacio Nacional. Aunque, a decir verdad, de esto último no sabemos qué tanto podrán ‘conversar’ -solo con la complicidad de un traductor-, ya que Biden no habla español y AMLO ni los buenos días sabe decir. Pero no hay problema, porque con las prolongadas pausas que hace nuestro presidente cuando habla, en la primera frase que quiera hilvanar ya habrán pasado los 40 minutos que se calcula durará el traslado.

La cara buena que López Obrador puede ofrecer, es que estará ‘presumiendo’ la detención de Ovidio Guzman, que será como lavar el error que cometió cuando detuvo por primera vez al narcotraficante y después lo dejó ir.

El tema de las drogas es primordial para Biden, como lo es el problema de los migrantes, la seguridad de la frontera y el respeto a los acuerdos comerciales. La agenda es prolongada y el tiempo es poco. Lo que el mandatario norteamericano necesita de su contraparte, es un aliado ‘casado’ con los mismos objetivos, serio en sus acciones, corresponsable en los acuerdos que tienen ambos países, y que no tenga que estar ‘arreando’ o cuidándose las espaldas. Y sobre esto último, creemos que Biden se lo dejará saber. ¿Usted, qué opina?

daniel.rodriguez@dbhube. net

Temas

Lee También

Recibe las últimas noticias en tu e-mail

Todo lo que necesitas saber para comenzar tu día

Registrarse implica aceptar los Términos y Condiciones