Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Sábado, 20 de Octubre 2018
Ideas |

La puerta abierta

Por: Mauricio Giaconía

La puerta abierta

La puerta abierta

Hace 26 años, cuando Jim Courier ganó su primer Abierto de Australia (su segundo de Grand Slam, tras Roland Garros 1991), Roger Federer tenía 10 años y Marin Cilic, sólo tres. En febrero de ese 1992, Courier llegaría por primera vez a la cima del ranking mundial (décimo jugador en lograrlo) y completaría su palmarés con otros dos títulos grandes: Roland Garros 1992 y Australia 1993. Fue un gran jugador, excelente competidor, sólido, fuerte, de una mentalidad férrea. Y una inteligencia supina, admirada por todos.
Hoy Courier cruzó el charco. Está del otro lado, como comentarista de canal 7 de Australia junto a dos de los más grandes “aussies” de los últimos 20 años: Lleyton Hewitt, también ex número 1, y Todd Woodbridge, destacadísimo doblista, ex N°1 de esa especialidad junto a su compatriota Mark Woodforde, los recordados “Woodies”, y con el sueco Jonas Bjorkman.

Courier se encarga de la tarea fina al término de los partidos: entrevistar a los ganadores. Y vaya que es un deleite disfrutar de ese microclima tenístico que él logra con su partenaire de turno. No sólo sobre la certeza de los golpes o sobre alguna situación del partido o sobre la estrategia empleada, sino en el plus de rescatar detalles nimios en el día a día, pero encantadores para los televidentes y para el público que atiborra el Rod Laver Arena, como saber por qué Federer juega todo el torneo con algún detalle rosa en su vestimenta o dónde guarda todos los trofeos que ganó.

Y luego del trunco partido en la Semifinal ante Chung (el coreano se retiró por molestias en la planta de los pies, con Federer ganando 6-2 5-1, en apenas 1h03’), el suizo cambió rápidamente el chip para enfocarse en Cilic. “Estoy emocionado de jugar contra él. Es un gran tipo. Tiene todo, tiene un gran poder. Estoy seguro de que si llegó hasta acá es porque se siente bien. Me superó en las Semis del US Open 2014. Me dio una paliza fea. No veo la hora de jugar esa Final”.

Por trigésima vez, Federer llega al séptimo partido en torneos grandes. Y buscará el mágico número de 20 títulos individuales. Hace apenas un año, regresaba tras la lesión que lo tuvo alejado durante el segundo semestre de 2016. Muy pocos hubiesen apostado, aunque sea unos centavos, a que apenas 12 meses después estaría en la tercera Final desde entonces (no jugó Roland Garros y perdió en Cuartos ante Del Potro en el US Open). Luce pleno, íntegro, sano, lúcido. Llega sin perder ningún set y con un cuadro que le fue sumamente benévolo por las caídas tempraneras de todos los enemigos íntimos (Querrey, Goffin, Del Potro, Djokovic, Thiem, Zverev). El rival con ranking más alto que se le cruzó fue Berdych (19°) a quien despachó en los últimos nueve enfrentamientos.

Ya hemos hecho foco en la imprevisibilidad de este abierto y, por ende, en lo variopinta que se presentó la lista de ilusionados. Y a la hora de resaltar virtudes de Cilic, nos enfocábamos en el alto punto de madurez del croata, que se encargó de darle crédito a tal concepto. Su mejor triunfo, que es el mejor de su carrera, fue ante Nadal en Cuartos, primero ante un número 1 en un torneo de Grand Slam. Y accedió a la Final barriendo a Kyle Edmund en sets corridos.

Hay que abrirle un crédito alto a Cilic, que ya sabe lo que es ganar una Final (US Open 2014 a Nishikori) y también, perderla (Wimbledon 2017, ante Federer). “No es bueno mirar hacia atrás sobre cómo afrontar estas Finales. Esta vez, será diferente. Yo soy diferente. Es importante continuar jugando como hasta ahora. Creo que estoy jugando por encima del nivel que suelo hacerlo y eso es muy bueno de cara a toda la temporada”, alertó el croata sobre su confianza en estado puro.

Federer es el candidato, eso no se discute. Sólo perdió Finales grandes con Nadal, Djokovic y Del Potro. Pero Cilic llega enfocado como nunca. Ya puso a todos en alerta al eliminar a Nadal como para que nadie quede con la boca abierta si en la madrugada de mañana Courier le hace la última entrevista del torneo.

Temas

Lee También

Comentarios