Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 12 de Diciembre 2018
Ideas |

La movilidad urbana imposible de controlar

Por: José Manuel Gómez Vázquez Aldana

La movilidad urbana imposible de controlar

La movilidad urbana imposible de controlar

Los atascos vehiculares de diferentes tamaños y amenazas están realmente imposibles de evitar en nuestra metrópoli. En primer lugar, la causa principal desde el inicio ha sido el infame proyecto de vialidad que tenemos; a eso súmenle que entran a la ciudad entre 450 y 500 automóviles diarios, ocasionando congestionamientos continuos a toda hora, ya no solamente en las “horas pico”. Esto naturalmente es producto de la concentración urbana y la fatal planificación regional y su ejecución en la región metropolitana.

Desde hace muchos años se propuso y se insistió en que se reforzara la regionalización de nuestro estado, se plantearon diferentes fórmulas y jamás los gobernadores hicieron caso de ellas y estoy hablando de la época que no existía el anillo Periférico, que lo trazaron “a jecho”, sin ninguna planeación, ni protección, ni visión a futuro.

Antes de que hubiera Periférico, se sugirió al Gobierno que dentro de la planeación que se debería de realizar y ejecutar se adquirieran tres kilómetros de ancho en un “anillo” alrededor de la metrópoli, entonces el precio del terreno era totalmente insignificante; por supuesto que no lo hicieron y en ese tiempo el director de Obras Públicas que trazó el Periférico nada más esquivaba los defectos físicos que tenía la tierra en algunos lados, pero sin visión de ninguna clase.

Después de varios años se propuso hacer crecer las ciudades medias y reforzar la regionalización. Si Jalisco ahora tiene ocho millones de habitantes, de esos ocho millones cinco estaban en el área metropolitana.

Si ustedes se dan cuenta, en nuestro país la concentración urbana es causada por la localización de las instalaciones políticas; si observan a los vecinos del Norte, Estados Unidos, las capitales de los estados no están situadas en las ciudades más grandes, en California que es de los estados mayores es Sacramento, en Texas es Austin y así sucesivamente, pero nunca en las poblaciones más grandes se concentran los poderes políticos ni las instituciones políticas. Aquí en Jalisco la regionalización de la Universidad de Guadalajara ha ayudado un poco a que el caos de la concentración urbana no sea mayor, con los campus que ha establecido en ciudades medias. Sin embargo, definitivamente eso no es suficiente.

Volviendo a los atascos vehiculares en los que nadamos y vivimos todos los días, a pesar de los esfuerzos no muy certeros que se han hecho con las ciclovías, que la mera verdad se usan muy poco y la deprimente cultura de los automovilistas en Guadalajara, que llevan su celular en la mano; se va a tener que realizar un programa de vialidad emergente para que la movilidad sea funcional, pero de todas formas se tiene que elaborar un proyecto estatal real reforzando la regionalización.

Por ejemplo, en los 300 kilómetros de litoral que tenemos, sobre todo en Costalegre, se propuso crear un municipio turístico con cabecera municipal en José María Morelos haciéndolo crecer, tema que no le hicieron caso; ya Nayarit nos puso la muestra con Riviera Nayarit con gran éxito y aquí hace 20 años que se estaban proponiendo soluciones que se ignoran totalmente.

Ahora con la agresión a la imagen urbana que nos implantó el inepto Gerardo Ruiz Esparza, secretario de Comunicaciones y Transportes, haciendo elevado el tren ligero teniendo el subsuelo más positivo para efectuar un procedimiento subterráneo que hubiera sido mucho menos costoso; pero eso sí les dio los contratos a dos constructoras extranjeras y solamente 10% a una de Guadalajara.

Ha de ser muy inteligente y muy bueno para haber engañado y seguir engañando a Peña Nieto, que no sé cómo no lo ha corrido; se le ha pedido varias veces, con todos los errores que ha hecho, ¿saben ustedes?, es abogado, no ingeniero, no tiene idea de la construcción.

Por otra parte, la realización del tren ligero debe ayudar a aligerar los atascos vehiculares, pero se requiere mejorar la cultura de los habitantes para realmente sacarle el provecho que tiene que dar a la metrópoli, usando satisfactoriamente la Línea 3 del tren ligero y disminuir al máximo los embotellamientos, haciendo menos trágica la actual movilidad urbana.

Pero no nos escapamos de la necesidad de contar con un proyecto general eficiente de vialidad para toda la región metropolitana, efectuándolo por etapas y además una serie de normas que se apliquen sin complacencias, tanto en el movimiento vehicular como en los estacionamientos. Por ejemplo, se debe impedir que por las múltiples grandes obras que se están realizando, se estacionen en la calle en el día los monstruosos vehículos necesarios para la construcción, provocando congestionamientos; deberían tener un horario nocturno, para mejorar la vialidad durante el día; si no, por más esfuerzos que haga la Secretaría de Movilidad, no logrará evitar los atascos en que vivimos.

Temas

Lee También

Comentarios