Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Martes, 25 de Septiembre 2018

Ideas

Ideas |

La irresponsabilidad de Andrés Manuel

Por: Raymundo Riva Palacio

La irresponsabilidad de Andrés Manuel

La irresponsabilidad de Andrés Manuel

Andrés Manuel López Obrador ha dicho en cada oportunidad que sale, que él no acepta los protocolos de protección ni los esquemas de seguridad que el Estado le otorga y debe dar a todos los candidatos presidenciales. “Hay mucha violencia, pero se está padeciendo, desgraciadamente, por todos los mexicanos están padeciendo de violencia, no sólo los candidatos”, dijo hace nos días. “No es un asunto de protegernos sólo a nosotros, los candidatos, es un asunto de todos los mexicanos, hay mucha inseguridad, mucha violencia”. El puritanismo de López Obrador es una irresponsabilidad. 

Conoce en carne propia el grado y extensión de la violencia y las condiciones de inseguridad en el país. López Obrador ha sido detenido en cuando menos nueve ocasiones en retenes en las carreteras de sicarios de distintos cárteles de la droga. En una ocasión, en el Noreste del país, viajaba de un pueblo a otro para llegar a un mitin. Iba en su camioneta con pocos acompañantes, que no incluyen a nadie de seguridad. A la entrada de una comunidad fueron detenidos por los sicarios.

Según una persona que sabe de este episodio, un sicario con su fusil de asalto se preguntó quiénes eran y a dónde iban. López Obrador, que iba en la segunda fila de asientos, no dijo nada. El conductor, sin revelar quién era su pasajero, le dijo que iban a un acto político en el pueblo que y le mostró, por exigencia del sicario, la propaganda que llevaban en el compartimiento de equipaje. Cuando la vio se comunicó por radio con sus jefes e informó qué hacer con ese vehículo que llevaba propaganda política e iban a un mitin de López Obrador. La respuesta fue que lo dejaran pasar. No vieron al vehículo o sus tripulantes como enemigos, y levantaron el retén para que continuaran su marcha.

En otra ocasión, en otro estado, se repitió la misma situación en un retén controlado por un grupo criminal distinto con el que se habían topado previamente. Un sicario le dio la vuelta al vehículo y se detuvo a ver quiénes iban en la camioneta. Cuando se topó con el precandidato, se le quedó viendo y le preguntó, casi asintiendo, si era López Obrador. Sin dubitación, le respondió que sí, y que se dirigían a un evento político, porque, añadió, estaban haciendo campaña para “sacar de la Presidencia a Peña Nieto”. El sicario pidió instrucciones por radio, informando que en el vehículo viajaba López Obrador. La respuesta fue dejarlo pasar. Antes de reiniciar el viaje, el sicario le dijo a López Obrador, recordaron las personas que supieron del incidente, “también nosotros estamos luchando contra Peña Nieto”.

En ninguno de los retenes ha tenido problemas, y en sólo uno lo han reconocido. López Obrador ha corrido con suerte, y en los momentos en los que ha pasado por esos tapones criminales carreteros, no hay situaciones de violencia. También ha sido afortunado que los mandos criminales que dieron instrucciones a los retenes, no tuvieran un pensamiento político donde López Obrador pudiera ser un activo para otros fines. ¿Qué pasaría si un jefe narco quisiera generar desestabilización y privar de la libertad a López Obrador? ¿O si quisiera infligir daño mayor y atentar físicamente contra él? Vistas las preguntas en pasado, son retóricas. Vistas hacia delante obligan a la reflexión, sobre todo, por parte de López Obrador.

Se entiende el argumento del precandidato, quien durante toda su vida ha buscado ser austero, asumiendo al mismo tiempo que él no debe tener los privilegios de los que no dispone el resto de los mexicanos. Sin embargo, su racional está equivocada. No es el tratamiento orwelliano de que todos somos iguales, pero hay unos más iguales que otros, que expresa la desigualdad y la discriminación en las sociedades, sino que debe aplicar la lógica aristotélica del justo medio, que no significa el punto equidistante de los dos extremos. 

López Obrador sí es igual a todos los mexicanos, pero al mismo tiempo no es igual. No se trata de la condición humana, sino de la condición política. El daño potencial que puede enfrentar López Obrador no es equiparable al daño que pueda generarse con una persona víctima de la violencia. No es un tema ético, donde una vida vale igual que la otra, sino, hay que insistir una vez más, es un asunto político. ¿Se puede imaginar uno qué sucedería si en uno de esos retenes o en cualquier mitin o evento, López Obrador resulta herido o, en el caso más extremo, se revive la pesadilla apocalíptica de 1994 con un atentado? Una vida es igual a otra vida, pero el impacto masivo y magnificador sobre todos los mexicanos por un ataque a López Obrador llevaría a la zozobra y, de no manejarse un evento extraordinario con talento, a una crisis económica y política.

El principal precandidato a la Presidencia debe desterrar su visión reduccionista sobre la seguridad personal. No es para el ciudadano López Obrador, sino para el candidato presidencial. Dicho de manera incluso profana, no importa tanto lo que significa su seguridad personal, sino lo que importa para mantenerse la estabilidad en un país. La humildad de López Obrador es auténtica, como también lo es la irresponsabilidad de no querer asumir y admitir que someterse a los protocolos de protección y seguridad no es sólo por él, sino por la estabilidad y paz de todos los mexicanos.

Temas

Lee También

Comentarios