Logo de aviso informador Logo de circulo informador Logo de gente bien
Miércoles, 12 de Diciembre 2018

Ideas

Ideas |

La Casa Blanca, entre el festejo y la tormenta

Por: Luis Ernesto Salomón

El primer logro legislativo importante para la administración del Presidente Donald Trump ha sido la aprobación de la reforma al Código Tributario de aquella nación, lo que significa la primera transformación de fondo en décadas para el sistema fiscal de aquella Nación.

Este logro obtenido durante la noche del viernes pasado, y que contó con la oposición de los demócratas, es quizá el único hecho positivo que pueden anotarse los republicanos junto a Trump. Sin embargo, el anuncio de que el ex Asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn se declaró culpable de haber mentido a los agentes del FBI durante las investigaciones iniciales respecto a la intromisión rusa en las elecciones presidenciales de 2016, ha caído como un balde agua fría en la Casa Blanca.

El mismo hombre que clamaba por encarcelar a Hillary Clinton durante la campaña electoral ahora ha llegado a un acuerdo con la Fiscalía a cambio de que no se procediera en contra de su familia también, por lo que está colaborando activamente en la investigación en marcha, encabezada por el señor Mueller III.

El hecho es de gran importancia por las potenciales consecuencias jurídicas que pueden derivarse del avance de las pesquisas, entre otras razones porque:

1. Porque la declaración de culpabilidad implica que mintió siendo funcionario de Trump, y que si lo hizo fue para cubrir algo o a alguien a quién seguramente la fiscalía trataría de identificar. Esto supondría la potencial acusación a alguien más en el círculo cercano al Presidente.

2. Porque al aceptar que hubo conversaciones no revelado con el embajador ruso Kislyak, es de presumir que estas se refirieron a temas de política exterior que según admitió Flynn compartió con altos cargos de la administración. Con lo cual estamos hablando de acciones de funcionarios actuando en coordinación con los rusos y no de miembros de la campaña, como se actuó contra Manafort, el coordinador de la campaña. Esto coloca al fiscal dentro de la Casa Blanca.

3. El acuerdo de culpabilidad implica que algo muy valioso fue revelado por Flynn para alcanzar los beneficios que obtuvo, lo cual significa que las investigaciones ahora cuentan con una fuente cercana de información. Y lo que resulta más llamativo es que el General Flynn, que se desempeñó como jefe de la inteligencia militar norteamericana, seguramente sabía que los contactos que tenía con los rusos estaban siendo seguidos por las agencias de inteligencia tanto americanas como extranjeras, con lo que resulta un tanto ingenuo pensar que lo hizo sin esa conciencia. Por lo tanto es muy probable que el acuerdo implique dejar de lado para él muchas más cosas, a cambio de información que seguramente es de capital importancia.

4. No hay que olvidad que fue Flynn quién viajó a Rusia para asistir a una fiesta, en la que se sentó junto al Presidente Putin. Y además tampoco debemos dejar de lado que la Administración Obama despidió a Flynn por mala administración, y que posteriormente la fiscal en funciones advirtió a la administración Trump de la potencial mala conducta del general, tanto en los temas de Rusia, como en su actuación privada en colaboración con el gobierno de Turquía, que le retribuyó por servicios con motivo del fallido golpe de estado contra Erdogan. Para más memoria hay que hacer notar que Trump despidió al director del FBI luego de haberle pedido que dejara de investigar precisamente al general Flynn.

Y este es el hecho más relevante del asunto hasta el momento, porque si el despido se hizo a sabiendas de los contactos y con el propósito de evitar que se conociera la verdad, entonces habría materia para iniciar un proceso por obstrucción de la justicia contra quienes hubieran realizado estos actos, incluido el Presidente.

Por eso, la semana del triunfo de la reforma tributaria se ha hecho agridulce para la administración Trump, que ahora, tiene frente a sí un fantasma que le persigue aun dentro de la Casa Blanca, y que tiene el rostro de Mueller III. Aun es muy temprano para saber si habrá un caso contra alguien más y si esto alcanzará para un Impeachment, pero lo que es cierto, es que el fantasma ha ganado terreno.

Temas

Lee También

Comentarios